Salobreña abre hoy el plazo de  inscripción para el programa anual de talleres ‘El Cultural’

· El área de Cultura oferta hasta el próximo verano una docena de cursos que se imparten tanto en la Villa como en los anejos
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Actuación del taller de Baile Flamenco.

Salobreña abre hoy el plazo de inscripción para los talleres de ‘El Cultural’ del curso 2022-2023, que oferta en torno a una docena de talleres de múltiples disciplinas que se desarrollarán en las casas de la Cultura de la Villa, La Caleta y Lobres.

En Salobreña destacan los talleres de bordado en tul y encaje de bolillos,  corte y confección, teatro, baile clásico, baile flamenco, pintura -con distintas opciones según la edad y modalidad-, teatro, español para extranjeros o yoga, además de la segunda edición del taller de Ciencias para alumnos de Primaria que tendrá lugar durante el segundo trimestre del año.

En La Caleta se impartirán los clásicos de cerámica, informática, manualidades o corte y confección; y en Lobres se han programado los cursos de informática, y manualidades y costura.

Los cursos son muy variados en líneas generales, al igual que la pasada temporada, con algunos de ellos con una gran demanda, como los de corte y confección y baile flamenco, según explica la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Salobreña, Belén Sánchez.

Entre los talleres ofertados están los de pago con matrícula, cuyo coste es de 90 euros; los de pago mensual, entre 18 y 30 euros; y aquellos que tienen carácter gratuito. En cuanto al de Ciencias, solo se abonan 5 euros mensuales para materiales. Existen una serie de bonificaciones de las que se pueden beneficiar los usuarios que van desde el 100 por ciento para personas con renta mínima de inserción, el 20 por ciento para quienes se matriculen en más de un taller y que pertenezcan a un mismo núcleo familiar, así como el 30 por ciento para familias numerosas.

Belén Sánchez espera que este año se recobren las cifras previas a la pandemia en cuanto a número de alumnos, que solía rondar los 500, si bien bajó drásticamente el primer año de la pandemia, mientras que en el curso pasado inició la recuperación. En cuanto a monitores, se mantienen los cinco del Ayuntamiento, a los que suman los de las actividades que se realizan bajo convenio y son de pago mensual.