José Casares presenta su dimisión como concejal y como afiliado del PP de Salobreña

· Alega motivos laborales y también diferencias con la dirección provincial de la formación, que no ha contado con la anterior ejecutiva local ni con el grupo municipal
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

José Casares.

El concejal popular en el Ayuntamiento de Salobreña José Casares ha presentado su dimisión como miembro de la corporación, y también como afiliado del Partido Popular en la Villa. El todavía edil alega motivos de trabajo, pero también diferencias con la dirección provincial del partido, que no ha contado con la anterior ejecutiva local ni con el grupo municipal.

Casares, propietario de una empresa de logística, había ingresado en el PP salobreñero hace dos años y medio, antes de las pasadas elecciones municipales, convocado por el entonces presidente y candidato a la alcaldía, Gustavo Aybar. Ocupó el puesto número 2 en la lista electoral, y fueron dos los concejales obtenidos tras las elecciones.

José Casares asevera que ante la ausencia prolongada del portavoz en los últimos tiempos, “desde Granada” no se le dio tampoco la posibilidad de tomar las riendas del grupo municipal. Ante esa situación, prefiere dedicarse a su negocio particular, que le demanda mucho tiempo.

El edil critica además la actitud del PP de Granada, que ha “quitado de en medio” a la anterior ejecutiva, y señala que no recibió ninguna llamada para consultarle si quería seguir adelante, recordando que cuando se hicieron cargo “el partido estaba hundido”. Asegura que desde la dirección provincial “han puesto el candidato a dedo”, sin darles la posibilidad a los afiliados de decidir, y en ese sentido cree que lo ideal hubiera sido organizar unas primarias.

Reprocha en ese sentido que no le han permitido presentarse a la otra candidata que optaba a la presidencia, en referencia a Carmen Jiménez. Según destaca Casares, la dirección provincial del PP alegaba que esta última no cumplía con el tiempo mínimo de afiliación para poder presentarse, si bien ha puesto en duda que también cumpla ese requisito Rafael Bosch, quien resultó elegido presidente en el congreso del pasado jueves. “Nosotros teníamos la lista de afiliados, y no aparecía”, señala el edil renunciante, y añade: “Nunca lo hemos visto por la sede”. 

Casares destaca que le gusta la política y que decidió implicarse por considerar que el pueblo “estaba mal y dejado”. Pero aclara que no es político, sino un ciudadano de a pie, y que no comulga con determinadas formas de proceder.

Ahora se plantea el dilema de quién ocupará el escaño que deja vacante José Casares, pues según este mismo afirma, varios de los que le siguen en la lista electoral han manifestado su intención de no hacerlo, o bien han dimitido también “al no estar de acuerdo con la manera de actuar en Granada”.