Cuatro de las siete mociones debatidas por la corporación salobreñera en su sesión plenaria del lunes salieron adelante

· La mitad de ellas recibieron el voto unánime, una del PSOE sobre el apoyo al Plan de recuperación y apoyo a los fondos europeos, y una de Vox sobre la limpieza de vertidos por la Junta de una empresa de acuicultura, ya extinguida, en la zona del Tesorillo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

La tercera parte de los puntos del orden del día del pleno que este lunes celebró la corporación salobreñera fueron mociones, tres del PSOE, dos de Ciudadanos y otras tantas de VOX. El resto fueron sobre todo tomas de conocimiento, entre ellas la de la renuncia a sus actas de los concejales del grupo popular Gustavo Aybar y José Berto Casares. Sobre este asunto, el secretario informó que la ley electoral determina que sean los siguiente en la lista quienes ocupen las plazas vacantes, aunque ante la renuncia de varios, en concreto del cuarto al noveno y la falta de confirmación del resto, aún no se sabe quiénes serán los sustitutos de los dimitidos. A este respecto, el Secretario municipal expuso que si finalmente toda la lista renuncia será el partido quien designe a los nuevos ediles.

El primer punto a debate fue la propuesta de aprobación de compromisos para que Salobreña se adhiera al proyecto ‘Municipios contra el maltrato’, de Antena 3 y Fundación Mutua madrileña, que salió aprobado por mayoría a excepción de la abstención de Vox, y cuyos compromisos a cumplir serían una declaración institucional plenaria que recoja la intención de realizar todos los esfuerzos necesarios para que sea Salobreña sea un municipio libre de violencia de género; la instalación de dos señales con la inscripción “Municipio Contra el Maltrato, Tolerancia Cero” en una zona céntrica, así como la colocación de cartelería informativa específica para los jóvenes. Y, además, mensajes contra la violencia de género en los pasos de peatones, formación en los centros educativos o charlas dirigidas a prevenir el maltrato, compromisos que se deben aceptar para formar parte de esta campaña nacional, “aunque como aseguró la edil de Igualdad, María José García, «muchos de ellos ya los tenemos implantados en nuestro municipio».

La primera moción a debate, presentada por el PSOE y que resultó aprobada por unanimidad, versaba sobre el apoyo al Plan de Recuperación y los fondos europeos y que éstos sean gestionados con coordinación y escuchando la voz de los ayuntamientos como entidades más cercanas a las necesidades de la ciudadanía. La concejal de economía, Belén Sánchez, defendió la moción, que, entre otros puntos, contempla reconocer la oportunidad histórica que representan los 140.000 millones de euros que recibirá España de los fondos europeos, que prime el diálogo a la hora de su distribución y que se apueste por la cogobernanza entre las distintas administraciones.

El portavoz de Más Salobreña, Juan Collado, propuso que se defienda el reparto por población para que éste sea más equitativo, mientras la alcaldesa María Eugenia Rufino señaló que el componente poblacional es importante, pero también que el reparto se haga con coherencia y sentido de municipalismo para que llegue al mayor número de municipios posible, al tiempo que se cumplan los objetivos que requiere la UE.

Que el reparto del dinero se aplique con criterios objetivos y con control de gestión para evitar crear polémicas, abundó el portavoz de Ciudadanos Plácido Leyva antes de anunciar su voto positivo a la moción.

Otra de las mociones generalistas presentadas por el PSOE solicitaba penalizar el acoso a las mujeres que acuden a clínicas para la interrupción voluntaria del embarazo, que defendió la edil de Igualdad. Se trata, dijo María José García, de que las mujeres puedan acudir en libertad a estas clínicas. Así, en el acuerdo de pleno se plantea mostrar el apoyo del Ayuntamiento a la tramitación de la proposición de ley para que se modifique la ley de 1995 del código penal para penalizar dicho acoso y, además, impulsar, en el ámbito de las competencias municipales y autonómicas programas para la educación sexual y prevención de embarazos no deseados.

El portavoz de Vox, Manuel Martín, tras mostrarse contrario a cualquier limitación de la libertad de los demás, cuestionó la necesidad de implementar más leyes, puesto que, a su juicio, ya hay medios legales suficientes y no se necesita una tipificación especial.

«Más que acoso, lo que hay es coacción», respondió la alcaldesa, quien añadió que las subdelegaciones de gobierno no tienen capacidad para prohibir este tipo de manifestaciones.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos señaló que el derecho al aborto esta asumido en nuestra sociedad y que «la mujer tiene que ejercerlo en libertad y sin que la hostiguen. Plácido Leyva se mostró de acuerdo en que es fundamental la educación y la prevención.

Sólo Vox votó en contra de esta moción, que contó con los votos afirmativos del resto de grupos.

La siguiente moción del PSOE solicitaba un acuerdo para el blindaje de una sanidad pública, gratuita y universal. En la exposición de motivos critica que después de casi dos años de pandemia, la sanidad pública andaluza aún no ha vuelto a la normalidad, que se ha disparado la lista de espera de especialidades, se ha despedido a 8.000 profesionales sanitarios y otros 12.000 irán presumiblemente al paro en marzo. Añade que la política sanitaria del gobierno de la Junta está ocasionando un progresivo deterioro de la sanidad pública, los seguros de sanidad privada han subido del 16 al 20 por ciento y 1,7 millones de andaluces ya tienen un seguro privado al no encontrar respuesta en la sanidad pública.

Para los socialistas es imprescindible reforzar el sistema público andaluz a fin de que los profesionales cuenten con los medios necesarios para llevar a cabo su trabajo con todas las garantías. Y consideran que «es nuestro deber hacernos eco del profundo malestar que se respira en la calle y exigir un servicio sanitario público, universal y de calidad».

En el capítulo e acuerdos, María Eugenia Rufino citó el instar a la Junta a un gran pacto por la sanidad pública, blindando nuestro sistema público en los presupuestos de Andalucía.

Para el portavoz de Vox, se trata de una ponencia preelectoral, con pasajes que son verdad como el éxodo de profesionales o la falta de atención asistencial, pero criticó que haya comunidades donde la lengua para acceder a un puesto es prioritaria, así como desigualdades entre territorios. Martín Montero acusó a los socialistas de hacer lo mismo que critican a los actuales gobernantes.

«Esta es una moción cargada de hipocresía», concluyó el portavoz de Vox.

El portavoz de Más Salobreña, Juan Collado, afirmó que más que universal, nuestra sanidad es mundialista porque aquí vienen a operarse todos.

Plácido Leyva defendió que «los tres últimos años se ha destinado más presupuesto para sanidad pública que en toda la historia de Andalucía. Tenemos ahora mismo más camas por habitante, más médicos, más centros de Salud, más gasto sanitario y más gasto farmacéutico que nunca en la historia de Andalucía».

El portavoz de Ciudadanos se mostró a favor de recuperar los servicios de atención primaria o las consultas presenciales y también en readmitir a los profesionales despedidos, pero añadió que entre 2010 y 2018 el gobierno socialista suprimió 7.700 puesto en la sanidad andaluza y la tasa de temporalidad era la más alta del territorio español. También señaló que en enero de 2019 el servicio sanitario andaluz tenía 95.000 profesionales y a principios de este 2022 son 125.000.

La alcaldesa respondió que siempre ha defendido mejoras sanitarias para el municipio independientemente que quién gobernara en la Junta. Pero replicó al portavoz de Ciudadanos que hay dineros de los fondos Covid que no se están ejecutando y se están devolviendo. «Hay que decirlo todo como es», criticó Rufino.

La moción salió adelante con los votos del equipo de gobierno, PSOE e IU, y Más Salobreña, mientras que Voz y Ciudadanos votaron en contra.

Ciudadanos presentó una moción relacionada con la afluencia de autocaravanas al municipio y la necesidad, a su juicio, de que el Ayuntamiento habilite un área donde se presten los servicios básicos a este segmento turístico cada vez más numeroso, sobre todo en ciertas épocas del año que no suelen coincidir con el verano. El portavoz. Plácido Leyva leyó la propuesta, que incluía la redacción de una ordenanza reguladora al respecto.

El concejal de Urbanismo, Ignacio Trujillo explicó que el Ayuntamiento puede poner terrenos a disposición de empresarios interesados pero no actuar él como tal.

El portavoz de Vox, Manuel Martín, dijo comprender ambos planteamientos y, tras señalar que los turistas de autocaravanas son muy respetuosos con el entorno, preguntó por la posibilidad de habilitar una zona específica en el municipio.

«No hay terrenos», dijo Juan Collado, a lo que el edil de Urbanismo respondió hay espacio tras el apeadero de autobuses. El portavoz de Más Salobreña criticó entonces que no se ha desarrollado el llamado turístico especial, que podría albergar instalaciones como campings.

La alcaldesa recordó que jóvenes empresarios mostraron su interés en montar una instalación de este tipo  y que ella misma ha estado en contacto con la Asociación de caravanistas pero insistió en que no es el Ayuntamiento el que debe crear esos espacios.

Juan Collado insistió en que falta voluntad política, mientras que el proponente Plácido Leyva instó a que se modifique la ordenanza para que Salobreña pueda albergar este tipo de instalaciones para acoger a las autocaravanas.

La moción salió rechazada por los votos del equipo de gobierno, mientras que Vox de abstuvo y Más votó a favor junto con Ciudadanos.

Tampoco salió adelante la otra moción de Ciudadanos para que se haga un estudio sobre las deficiencias y obstáculos en torno a los pasos de peatones de Salobreña. La propuesta, que defendió la edil Carmen González, solicita que tras dicho estudio se tomen las medidas pertinentes para eliminar las deficiencias detectadas.

Según el concejal de Seguridad Ciudadana, a raíz de la moción se han realizado los estudios con la policía local  y los pasos de peatones no revisten peligro ni hay señales que limiten la visibilidad. Ignacio Trujillo añadió que en el rebaje de pasos de cebra se está trabajando desde el final del pasado mandato y se ha actuado ya en el 70 por ciento.

La edil de Ciudadanos recordó que hay pasos que no cumplen la normativa para personas con visibilidad reducida. La concejal de Obras, María José García respondió que desde que se aprobó dicha normativa se está haciendo conforme ésta indica, pero que se seguirá trabajando en la eliminación de barreras arquitectónicas.

Todos los grupos de la oposición apoyaron la moción, que no salió aprobada por los votos en contra del equipo de gobierno, aunque la alcaldesa especificó que no era por falta de acuerdo sino porque ya se está trabajando en el tema.

La moción presentada por Vox para pedir a la Junta que retire los vertidos que llegan a la zona de El Tesorillo procedentes de la antigua piscifactoría obtuvo el respaldo de todos los grupos municipales. El portavoz Manuel Martín indicó que corresponde a la Junta hacerse cargo de esa limpieza y que sea ésta la que reclame a la empresa que ya no opera en la zona.

La alcaldesa indicó que el Ayuntamiento ya envió un informe a la Junta para que se hicieran cargo de la limpieza de los residuos y la respuesta fue que la empresa causante del vertido se encontraba en proceso de extinción de la autorización.

El portavoz de Ciudadanos condicionó el sí a la moción a que no se instara a la Junta a acelerar el proceso, sino que se respetaran los plazos que marca la ley.

Juan Collado, de Más salobreña, fue más explícito, «si la empresa ya no está, que quiten los residuos lo antes posible», dijo.

La moción fue aprobada por unanimidad.

La moción de Vox para que se devuelva por el Ayuntamiento el importe d las multas cobradas por saltarse el estado de alarma fue retirada por su portavoz al explicar la alcaldesa que el Ayuntamiento no ha impuesto ninguna sanción por dicho motivo.