Ya se realizan actuaciones preliminares en el depósito de agua de la calle Antequera

Permitirá habilitar el de Matagallares, aunque las obras más intensas se iniciarían en diciembre. El objetivo es conservar parte del actual depósito para emergencias y destinar el resto a aparcamiento.

Depósito de Calle Antequera.

Las obras de rehabilitación de distintas calles del Casco Antiguo han tomado un nuevo rumbo, ya que la intención es simultanear distintas fases que no se solapan para agilizar la actuación global y finalizarla lo antes posible. Las calles Ladera de la Cruz A y B ya están finalizadas, y por el momento se está trabajando en Cartero Manuel Montilla, así como en Juan XXIII de forma puntual y también en la carretera antigua de la Playa, que también entra en el proyecto.

Y es que además de las calles mencionadas, junto a Rosario, la carretera antigua de la Playa también será rehabilitada al completo, desde el Hostal Mari Tere hasta la guardería, para conectar las nuevas redes sanitarias que se van a instalar con las ya existentes de la avenida del Mediterráneo. De momento hay alternativas para acceder por esa zona al Casco Antiguo, aunque próximamente se cortará también para actuar en las vías aún pendientes.

De la finalización de estas obras depende también el inicio de la actuación prevista en el depósito de agua de la calle Antequera, que permitirá la puesta en marcha del nuevo depósito de Matagallares. Si bien ya se están desarrollando trabajos previos, no se procederá aún a su corte para no colapsar los accesos al núcleo histórico. Se trata de unas obras muy importantes para completar el ciclo integral del agua en el municipio.

Una vez concluidas las obras actuales de rehabilitación de infraestructuras subterráneas, será entonces cuando se intervenga en la calle Antequera, que deberá estar cortada durante varias jornadas.

El depósito de agua de Matagallares lleva doce años construido, pero no se está utilizando. Su puesta en marcha requiere de la instalación de tuberías que permitan liberar el de la calle Antequera, en uso actualmente. Según han informado desde la Mancomunidad de Municipios de la Costa Tropical, la intervención contempla levantar parcialmente el pavimento para realizar conexiones e instalar válvulas reductoras en algunos puntos, ya que el nuevo depósito está a una cota superior, a 175 metros.

Dentro de los trabajos iniciales que se están ejecutando se encuentra la limpieza e impermeabilización del depósito construido por la Junta de Andalucía en Matagallares, debido al desuso. Esa infraestructura tenía previsto abastecerse desde la ETAP de Los Palmares, otra obra realizada por la Junta -en este caso en 1995- que nunca llegó a ponerse en funcionamiento, pues estaba pensada para potabilizar el agua de Béznar, pero nunca se llegó a un acuerdo para ello. Ante esta situación, el depósito que aún está por estrenar se abastecerá desde un pozo construido en su momento por la Junta, aunque ello tendrá un coste energético mayor por encontrarse a una cota más elevada que el actual.

La actuación se hace muy necesaria porque el depósito de Antequera se encuentra muy deteriorado, además de tener una capacidad muy inferior, pues alcanza los 3.250 metros cúbicos, mientras que el de Matagallares cuenta con 20.000. Unas vez ejecutadas estas obras, un 10 por ciento de la instalación del Casco Antiguo se mantendrá para posibles emergencias con una capacidad de 325 metros cúbicos, mientras que el resto, unos 1.000 cuadrados de superficie, se pretenden destinar a aparcamiento, algo de lo que está muy necesitada esta zona del municipio.

Esta obra que se ejecutará a través del Canon de Mejora de la Mancomunidad tiene un presupuesto de 654.500 euros. Según las previsiones se iniciaría en el mes de diciembre, y su plazo de finalización está previsto para abril de 2019. Ese plan de obras, no obstante, está sujeto a la marcha de las obras en el resto del casco histórico.