Una charla en Salobreña alerta sobre los habituales fraudes de comerciales o revisores

Se ha ofrecido información sobre cómo actuar ante supuestos revisores del gas o del butano, o de cambios en los operadores de servicios como la electricidad en contra de la voluntad del usuario.


Esta mañana ha tenido lugar en el Ayuntamiento de Salobreña una charla relacionada con diferentes fraudes que se producen de forma cotidiana, por ejemplo a través de supuestos revisores del gas o del butano, o de cambios en los operadores de servicios como la electricidad en contra de la voluntad del usuario.

Tras la liberalización del mercado de la comercialización de la luz hay muchas empresas que ofrecen este servicio, y también hay algunas que llegan incluso a utilizar el nombre de otras compañías de forma tramposa. Puede ocurrir que una persona llama a la puerta diciendo que es de una empresa como Endesa y solicita que se le muestre un recibo de la luz para terminar procediendo al cambio de compañía.

Ignacio Fernández, técnico de Consumo de la Asociación de Consumidores y Amas de Casa Al Andalus de Granada, ha sido el encargado de esta charla en Salobreña.  Fernández señala que ante la cantidad de casos de este tipo se ha tenido que legislar al respecto, por lo que a día de hoy no es legar que alguien se presente en nuestra casa solicitando que se le entreguen datos como los que aparecen en la factura de la luz.

Otro fraude muy recurrente es el de los supuestos revisores del gas o del butano, que terminan cobrando por un servicio innecesario. Uno de sus recursos es causar miedo en los vecinos manifestando que si no se les permite ingresar al domicilio pueden sufrir una multa o un corte del suministro. Una vez dentro realizan cambios insignificantes y pueden presentar facturas de hasta 400 o 500 euros.

El técnico de Consumo afirma que las empresas suministradoras de estos servicios no realizan visitas espontáneas a los domicilios para realizar revisiones, que deben partir del propio usuario con una frecuencia de cinco años. En ese caso, serán éstos los que llamen a la empresa para solicitarlo. Por otra parte, indica que antes de realizar cualquier actuación, deben entregar un presupuesto de lo que va a costar.

En esta materia, también se da el caso de que no son solo fraudes, sino directamente robos. Para ello suelen acudir dos personas, y mientras una entretiene al propietario la otra se cuela en el interior de la casa para buscar objetos de valor o incluso para planear un robo posterior.