Un carril del paseo marítimo se abrirá al tráfico y el otro se mantendrá para que los peatones circulen manteniendo la distancia de seguridad

Ambos espacios se delimitarán con pilonas como la colocadas en la parte izquierda de la zona de la playa.


La alcaldesa de Salobreña, María Eugenia Rufino, ha anunciado que a partir de la próxima semana el paseo marítimo se abrirá de manera parcial al tráfico de vehículos. De este modo, según se llega a la zona de la playa y se gira a la izquierda, en un carril (el izquierdo) se permitirá el tráfico rodado y el estacionamiento de coches. La parte derecha de la calzada y la acera del paseo estarán destinadas para que los peatones puedan transitar manteniendo la distancia de seguridad.

Ambos espacios estarán delimitados por una línea de pequeñas pilonas de color azul y blanco igual a la colocada en la parte derecha del paseo. La primer edil de la Villa ha recordado que en esta zona de la playa desde el principio se compaginó el acceso de vehículos con el tránsito peatonal porque incluye el acceso a una urbanización de muchas viviendas.

“La situación de la pandemia ha hecho que no sólo el Ayuntamiento de Salobreña sino muchas administraciones deban tomar decisiones que, lejos de ser precipitadas o no pensadas, están forzadas por las situaciones determinantes en cada momento”, ha apuntado María Eugenia Rufino recordando que la decisión de cerrar el paseo marítimo al tráfico se tomó “con el consenso de todas las fuerzas políticas y como respuesta a la necesidad de que los ciudadanos pudieran pasear y hacer deporte de manera segura en el comienzo de la desescalada”.

Con la conversión del paseo en una zona mixta, donde converjan el tráfico rodado y el peatonal, el gobierno local da respuesta a una inquietud de los negocios de la zona que han requerido el acceso de los clientes en vehículo hasta los establecimientos. “Los sectores comercial y hostelero están trabajando para rehabilitar la economía y generar empleo y siempre tendrán el apoyo del Ayuntamiento”, ha agregado la alcaldesa María Eugenia Rufino reiterando que han recogido la queja del sector.

MEDIDAS CIRCUNSTANCIALES

En el avance de la pandemia, durante el confinamiento y en la desescalada, se han tomado decisiones para la situación que se vivía en cada momento. “Cuando se decidió cerrar todos los accesos al municipio todos estuvimos de acuerdo y ahora sería impensable tomar una medida así”, ha ejemplificado Rufino Morales.

En cuanto al paseo marítimo, ha calificado el modelo de obsoleto y ha recordado que desde hace mucho tiempo se está luchando para que la dirección general de Costas permita hacer una zona digna, peatonal, como las que hay en la zona hotelera o desde la urbanización Salomar hasta la desembocadura del río: “Mientras tanto hemos creído que esta es la mejor manera de evitar el colapso de vehículos que se produce cada verano pero a la vez dar respuesta a las peticiones de los comerciantes”.