Tras un julio “muy malo”, el Hotel Salobreña espera cerrar agosto con un 85 por ciento de ocupación

Este dato positivo se debe a los campeonatos de España de ajedrez. No obstante, la previsión para el mes de septiembre no es nada halagüeña.

Jardines del Hotel Salobreña

El sector hotelero de la Costa no está teniendo un gran nivel de ocupación hotelera este verano, especialmente en agosto, debido a la crisis del coronavirus. Sin embargo, el principal referente hotelero de la Villa, el Hotel Salobreña Suites, considera positivos los datos obtenidos en este mes que está por concluir.

Tras un mes de julio “para olvidar”, el mes de agosto alcanzó un inesperado nivel de ocupación de más del 80 por ciento”, según explica el director del establecimiento, Manuel Martín. No obstante, la previsión para el mes de septiembre no es nada halagüeña.

Destaca especialmente las reservas de última hora, ya que “la gente no hace planes con mucha antelación, sino con solo dos o tres días”. En esa línea, se esperaba que la última semana de agosto marcara una caída importante en la ocupación, pero se han visto gratamente sorprendidos: “Ha sido lo contrario, y creemos que podemos llegar al 85 por ciento”, señala Manuel Martín, para quien “son unos buenos datos”.

Hay un evento que sin dudas ha colaborado mucho para lograr ese nivel de ocupación, como son los campeonatos de ajedrez para menores que se han celebrado en el hotel por noveno año consecutivo. Este año en unas fechas más tardías por la situación sanitaria, por lo que han comenzado a mediados de julio y han terminado la pasada semana. Habitualmente empezaban el 20 de junio y terminaban a finales de julio.

En total ha habido 515 inscritos en los campeonatos de ajedrez, que han ido desde las categorías Sub-8 a Sub-18, de forma que todos esos jugadores han acudido con sus familias. Para que este año se pudieran celebrar, se han tenido que tomar muchas medidas de seguridad e higiene, con un “esfuerzo de asistencia médica importante”, y todo se ha desarrollado “sin incidencia alguna”, destaca Martín Montero.

Uno de los aspectos que marcan la caída general respecto a otros años es la debacle del turismo extranjero, cuya ocupación en temporadas anteriores podía oscilar entre el 8 y el 20 por ciento, y en la presente no ha llegado al 2 por ciento, “lo cual es comprensible porque no hay conexiones aéreas y hay temor a viajar”, asevera el director del hotel, quien matiza que “ha vuelto a aparecer el cliente de proximidad, que viene de Jaén e incluso de Granada”. “Un cliente que viene por pocos días, pero que puede venir dos o tres veces durante el verano, pero que no planifica y decide de hoy para mañana”.