Todos los docentes de Salobreña han dado negativo en las pruebas de Covid-19 de cara al inicio del curso

Aunque surgió un positivo en la prueba de anticuerpos, la PCR confirmó que esa persona no padece la enfermedad.

Colegio Juan Ramón Jiménez.

A escasos días del comienzo del curso escolar, aun quedan cuestiones sin definir al respecto. Sí se han concretado otras, como las pruebas de Covid-19 a los docentes de Salobreña, que en su totalidad han dado resultado negativo.

Las pruebas se realizaron el jueves por la tarde, y el Ayuntamiento ha querido desmentir que haya algún profesor contagiado. No obstante, señala que sí se registró un caso positivo de anticuerpos, lo que significa que padeció la enfermedad en algún momento, pero luego dio negativa la PCR, de manera que en la actualidad esa persona no está contagiada.

Así lo ha explicado la alcaldesa de la Villa, María Eugenia Rufino, quien ha querido trasladar tranquilidad a todos los padres y madres de alumnos de los centros de Salobreña.

Por otra parte, el Consistorio salobreñero ha remitido una carta con fecha de hoy al consejero de Educación de la Junta de Andalucía en la que muestra su disposición a ceder el uso de edificios municipales, como la Casa de la Cultura y la Biblioteca. Según dice textualmente el documento, la cesión es  “para albergar a grupos de escolares, siempre y cuando desde la administración autonómica que usted dirige se realice la contratación de más profesionales, para desdoblar grupos de educación Infantil, Primaria y Secundaria de los centros de Salobreña”.

La carta firmada por la alcaldesa explica que “se pretende que las actuales ratios, elevadas en la mayoría de cursos, se reduzcan y se conformen grupos mas reducidos que posibiliten en el municipio una educación presencial y con mayores garantías sanitarias y de seguridad”. Y añade que desde el mes de julio hasta ahora se viene realizando por parte de personal municipal tanto la desinfección de los centros como las labores de puesta a punto de todas las instalaciones de cara al inicio del curso escolar 2020-2021.

“Recogemos y le traslado la inquietud de muchas familias en el sentido de que puedan desdoblar aquellas unidades con mayor número de alumnos, posibilitando así un mayor control ante la aparición de posibles casos de Covid-19”, concluye la misiva municipal dirigida al titular de Educación.

El pasado viernes la Consejería de Educación y Deporte anunció que ha ofertado 3.884 plazas de maestros de Infantil y Primaria para el curso 2020-21 a través del Sistema de Provisión de Interinidades para cubrir vacantes o sustituciones que se produzcan a lo largo del curso escolar. Y señala que del total de puestos, más de 1.800 son docentes adicionales para reforzar las plantillas ordinarias de los centros educativos y poder adoptar las medidas organizativas y curriculares necesarias como consecuencia del coronavirus.

Uno de los centros que está ultimando preparativos para esta excepcional vuelta al colegio es el Juan Ramón Jiménez. A la habitual puesta a punto de las instalaciones, este año se han sumado todas las exigencias del protocolo Covid, que son mayores en el caso de los más pequeños, que son los que alberga esta Escuela Infantil.

La directora del Juan Ramón Jiménez, Anabel Aguilera, señala que si bien desde el centro se están tomando todas las medidas posibles de seguridad, es necesario que también los padres expliquen la situación a los alumnos.

Como ejemplo, señala que para la Educación Infantil es obligatorio el uso de mascarilla en la entrada y salida, ya que es el momento en que todos los alumnos tienen contacto entre sí. Una vez en las aulas, ya es cuando quedan divididos en los llamados grupos de convivencia, que luego se mantendrán tanto en el comedor como en el aula matinal. Por tanto, deben ser los padres los encargados de explicarles cómo se utiliza la mascarilla, indica Aguilera, y añade que todo les será explicado en una reunión prevista para este miércoles. Aclara que hasta el momento no se los había convocado, ya que había aspectos que no estaban claros y no se los quería confundir.

Al igual que otros directores de centros de la Villa, Aguilera ha tenido un verano muy ajetreado, con continuas notificaciones sobre los protocolos a seguir para el inicio de clases, que en muchos casos cambiaban lo que decían las anteriores.