Se pone en servicio la nueva nave de la empresa Frutas Manzano en el polígono de Salobreña

Con ésta la empresa incrementa su superficie en 2.000 metros cuadrados y aporta más muelles de carga.


La nueva nave que la empresa Frutas Rafael Manzano e Hijos SL ha construido en el polígono industrial de Salobreña ya se encuentra en funcionamiento. La ampliación responde tanto al continuo crecimiento de la empresa como de la producción, que aumenta en torno a un 10 por ciento cada año. Este nuevo almacén aporta 2.000 metros cuadrados de superficie que se suman a los 7.000 ya existentes, y su interior servirá para la recepción del producto.

La reforma se engloba dentro de un proyecto a corto y medio plazo que busca afianzar la excelencia en la calidad, mejorando la productividad y pensando especialmente en el consumidor. Así lo afirma Alfonso García, administrativo de la empresa, y explica que la nave servirá como cámara frigorífica que mantendrá la fruta a una temperatura de entre 16 y 18 grados, y una segunda planta que almacenará los envases de cartón vacío y suministrará la alimentación del rotativo de cajas.

García ha recalcado que este avance “supone un aumento del espacio de producción para mejorar el trato que se le da a fruta, así como su vida útil”. Desde la empresa señalan las facilidades que le brinda esta ampliación a los proveedores, ya que “la nave estará dotada con varios muelles, lo que agilizará el sistema de descarga para los agricultores: evitará colas y ahorrará tiempo”. Alfonso García ha destacado por otro lado que una gran parte de los recursos se destinan actualmente a la vigente campaña del mango y de la chirimoya, y ha señalado que se pretenden superar los 10 millones de kilos comercializados que alcanzó la empresa el pasado año 2019 entre ambos. “Esperamos un volumen de kilos de mango similar al del ejercicio anterior, pero somos aún más optimistas en lo que refiere a la chirimoya. Parece que ha cuajado bien y los agricultores están escalonando más su cosecha, consiguiendo tener producto desde finales de agosto hasta prácticamente junio del año siguiente”, concluye García.