Se elimina la doble tasa de las terrazas de bares y restaurantes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print


El pleno de Salobreña, reunido ayer por la tarde en sesión ordinaria, acordó modificar la ordenanza fiscal que gravaba doblemente a las terrazas de restaurantes y bares, que por un lado pagan una tasa por la ocupación del suelo, y otra por el vuelo mediante la instalación de toldos o estructuras metálicos. Sólo el grupo municipal del PSI votó en contra de la medida, mientras que el resto de grupos se mostró a favor. El pleno también tenía previsto un cambio en la ordenanza urbanística con la intención de permitir la implantación de terrazas en plazas de aparcamiento público, pero finalmente el punto se quedó sobre la mesa.

El objetivo del cambio en la ordenanza fiscal es el de “corregir una injusticia”, según palabras del propio alcalde, Gonzalo Fernández, además de favorecer la economía local mediante el apoyo al sector hostelero.

La intención es eliminar la doble tasa que se puso en marcha en la anterior legislatura, que según el equipo de gobierno “es un abuso que además perjudica una fuente de ingresos fundamental en el municipio”.

Por la aplicación de esta medida, el Ayuntamiento dejará de ingresar por este concepto 18.000 euros anuales, aunque se estima que la merca se verá compensada por el aumento de establecimientos que se animarán a instalar terrazas, así como con la modificación de la ordenanza urbanística.

Pero como este punto se quedó sobre la mesa, sólo se debatió la ordenanza fiscal. Javier Ortega, portavoz del PSI, fue el único edil que se manifestó en contra de la medida, pues considera que sirve para crear salones en la vía pública y que va en contra de los intereses económicos del Ayuntamiento. En su opinión, sería además un agravio comparativo para quienes sólo instalan mesas y sillas, respecto a los que también instalan toldos o estructuras metálicas. También pidió el fraccionamiento del pago, y que se cobre en función del tiempo que se hace uso de la vía pública.

El Partido Andalucista, por su parte, apoyó la medida porque la llevaba en su programa electoral, aunque solicitó que se cumpla la normativa de que se deje libre por la noche el espacio público, algo que no ocurre con las terrazas que tienen toldos.

IU cree que la medida es de justicia e incentiva el comercio, pero pide que se cambie el método de control de estos usos, pues asegura que le falta aplicación e inspección urbanística. Denunció además que en algunos casos se ocupa más espacio del debido, por lo que pidió que se corrijan los excesos y abusos.

El portavoz del PP, Rubén Rodríguez, reconoció que aunque la medida se puso en marcha durante el gobierno de su partido, se manifestó en contra en lo personal por considerar injustas las tasas que se cobraban por este concepto. Pidió asimismo que se incentive a los que pagan por terrazas durante un mayor periodo de tiempo, con bonificaciones respecto a los que sólo lo hacen durante épocas estivales.

El alcalde de Salobreña, Gonzalo Fernández Pulido, aseguró que esta reforma es favorable para el comercio, y a su vez sirve para corregir lo que consideraba como un “abuso”, como es el cobro de una doble tasa a los establecimientos gastronómicos.

Finalmente, ha sido sólo la modificación de la ordenanza fiscal la que se llevó a aprobación, mientras que la urbanística será tratada en un pleno posterior. Según anunció Fernández Pulido, en la comisión informativa previa se vio la posibilidad de realizar algunas mejoras a la ordenanza, de forma que se ha quedado sobre la mesa con la finalidad de aprobarla más adelante con un mayor consenso de los grupos políticos y “con todas las garantías legales”. En su opinión, la instalación de terrazas se debe permitir sin límite de temporalidad, con una ocupación de las plazas de aparcamiento proporcional a los metros del establecimiento que lo solicita,  con un control y seguridad del trafico rodado.