Salobreña será sede este sábado de un concurso de pesca para ciegos

Esta curiosa disciplina deportiva se celebra por segundo año, aunque este es el primero en que cuenta con el aval de la Federación Andaluza de Deportes para Ciegos.

Pescadores ciegos durante una competición.

Salobreña alberga este sábado una curiosa disciplina deportiva, pues combina la pesca con la navegación, pero a la vez está dirigida a un colectivo en concreto, los ciegos o disminuidos visuales. Se trata de un concurso que organizan conjuntamente la ONCE, la Peña El Pargo y el Club de Pesca Salobreña, donde se espera la participación de más de una treintena de pescadores repartidos en once barcos.

La iniciativa surgió hace más de veinte años en Algeciras, y el año pasado se realizó la primera experiencia en la costa de Granada con un concurso provincial desarrollado también en Salobreña por iniciativa de la ONCE. A partir de este año toma un cariz más formal, ya que cuenta con el aval de la Federación Andaluza de Deportes para Ciegos. Por ese motivo, además de los pescadores granadinos llegarán otros desde Sevilla o desde distintos puntos de la provincia de Cádiz.

Si bien la competición tiene su epicentro en la Villa, abarcará buena parte de la Costa Tropical., ya que los concursantes, para buscar las zonas que crean más convenientes para la pesca, se moverán por la franja litoral entre Torrenueva y Almuñécar. Los premios serán para los dos barcos que obtengan mayor cantidad de kilos, y también habrá uno individualizado a la pieza de mayor tamaño.

Siempre es importante para las personas ciegas el practicar deporte, aunque esta actividad en concreto les brinda una sensación de libertad muy especial, según explica Alberto Morillas, director de la ONCE en Granada.

Debido a la dificultad que supone para los pescadores con ceguera total el realizar la tarea, cada uno cuenta con una persona que le sirve de guía a la que también se le permite pescar, ya que los premios se conceden por barco. En el caso de los ciegos parciales, cuentan con un apoyo cada dos personas. Su presencia responde sobre todo al peligro que pueden conllevar algunos peces, desde mordeduras hasta partes de su cuerpo que pueden causar lastimaduras. Por lo demás, pueden realizar el resto de tareas como cualquier pescador, desde encarnar hasta sacar peces del agua. A los dos o tres pescadores que ocupan cada embarcación, se suman sus respectivos patrones, a quienes Morillas ha querido agradecer especialmente por su predisposición.  La idea es continuar celebrando el concurso todos los veranos en Salobreña, aunque para el año próximo los organizadores se plantean realizarlo a mediados de septiembre.