Salobreña se solidariza con las víctimas del terremoto de Lorca

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print


Concejales y trabajadores del Ayuntamiento secundaron el minuto de silencio convocado ayer al mediodía por el ayuntamiento de Salobreña atendiendo al llamamiento realizado por la FEMP en memoria de las víctimas del terremoto que el miércoles sacudió la localidad murciana de Lorca y que ha dejado al menos nueve muertos y unos 260 heridos, además de miles de personas sin vivienda. Tras la concentración, el alcalde, Jesús Avelino Meméndez, reconoció que tragedias como éste marcan mucho por lo inesperado de las mismas, unido al hecho de que hayan producido tan cerca de la costa Tropical. «Una catástrofe para la que nunca estamos suficientemente preparados a la hora de dar una respuesta rápida y eficaz». Jesús Avelino Menéndez restó importancia al hecho de que poca gente secundara esta concentración, primero por la premura en su convocatoria, pero sobre todo porque de lo que se trata es de hacer llegar a los afectados el mensaje de solidaridad de nuestro municipio.

El desastre del miércoles en Lorca lo produjo la segunda réplica del terremoto, de mayor intensidad que la primera y que fue la que causó todos los destrozos, derrumbamientos y víctimas mortales y heridos. Más de 3.000 familias habrán de esperar días antes de que puedan regresar a sus casas, que han quedado seriamente afectadas por el seísmo. Las réplicas se siguieron produciendo a lo largo de toda la noche, lo que ha provocado que unas diez mil personas la pasaran en la calle. La solidaridad de los vecinos no se ha hecho esperar y fueron los mismo particulares los que ofrecieron su ayuda a través de mantas de abrigo y otras necesidades.

Con motivo de la catástrofe de Lorca, los partidos políticos decidieron suspender todos sus actos de campaña previstos para ayer, también en Salobreña, donde sin embargo las seis formaciones que concurren a las elecciones se pusieron de acuerdo para convocar una concentración a las ocho de la tarde para que aquellos vecinos y vecinas que lo desearan pudieran mostrar con su presencia su solidaridad con las víctimas del seísmo.