Salobreña aspira a convertirse en municipio atractivo para la práctica del Cicloturismo

Actualmente existen tres rutas para aficionados: la de la Vega baja, la de la Chirimoya y la de los Yacimientos Arqueológicos, que recorren distintos enclaves paisajísticos e históricos del término municipal.


La demanda cada vez más creciente de un tipo de turismo donde la bicicleta se erige en uno de los principales protagonistas no ha escapado a los ojos de los responsables del área en Salobreña, que desde hace tiempo contemplan la puesta en marcha de un proyecto en que participen, además del Ayuntamiento, los distintos establecimientos hoteleros y otras empresas locales a fin de hacer atractivo para los turistas que gustan de moverse en bicicleta que puedan hacerlo poniendo a su disposición lugares para que puedan guardar estos vehículos, aparcarlos e incluso arreglar cualquier avería que pueda sufrir. La idea es que esta aspiración se pueda convertir en realidad a lo largo del año que viene, según el concejal de Turismo Gabriel Alonso.

La intención era que ya este verano se pudiera satisfacer la demanda de este segmento turístico, pero la situación sobrevenida por causa de la pandemia del Covid 19 y el estado de alarma asociado a la misma ha retrasado la puesta en marcha del proyecto que se cuece en el área de turismo.

Recuerda Gabriel Alonso que una de las intenciones es ampliar el carril bici que ya funciona en parte del Paseo marítimo a otras zonas como la hotelera entre el Peñón y La Guardia para facilitar el tránsito con este tipo de vehículos. Mientras tanto, lo que ya existe, y con gran aceptación, cuenta el edil, son diversas rutas por distintos espacios del término municipal para que los ciclistas aficionados conozcan nuestros paisajes o nuestra historia. Son la ruta de la “Vega baja”, la de la “Chirimoya” y la de los “Yacimientos arqueológicos”. Entre las tres abarcan prácticamente todo el municipio.

Para Alonso hay que apostar por este tipo de turismo que, además de ser saludable para quien lo practica, permite reducir la utilización del coche y mejorar así las condiciones medioambientales del entorno.