Salobreña acoge una de las jornadas formativas del proyecto sobre accesibilidad de la Diputación

El objetivo es formar a técnicos municipales en el diseño de espacios públicos que cumplan la normativa en materia de accesibilidad universal, con la colaboración de ‘La Ciudad Accesible’.

Representantes de las instituciones participantes en la jornada.

La Diputación de Granada ha acogido hoy en Salobreña una jornada dirigida a formar a técnicos municipales en materia de accesibilidad universal y diseño para todas las personas, con la colaboración de la asociación ‘La Ciudad Accesible’.

El objetivo de esta jornada es profundizar en la aplicación práctica del ‘Sello de Accesibilidad Universal de la Diputación de Granada’ para conseguir mejorar la accesibilidad de los municipios de menos de 20.000 habitantes de la provincia, de un modo sencillo y sin que suponga un gasto excesivo para las arcas municipales. Los asistentes a esta jornada son los responsables de los nuevos proyectos que se planifican y se diseñan, y que deben estar orientados hacia la diversidad de personas que habitan en una ciudad y estar libres de barreras, ya sean referidas a la movilidad, al conocimiento o a los sentidos.

Se trata de unas jornadas de carácter muy técnico, donde no solo se analizan criterios de accesibilidad sino también normativa, ya que incluso puede ser sancionable que no tengan en cuenta estas cuestiones a la hora de elaborar nuevos proyectos.

A la actividad de hoy en Salobreña han asistido, entre otros, la alcaldesa de la Villa María Eugenia Rufino y la concejal de Bienestar Social, María José García. Y en el acto inaugural ha estado la diputada provincial de Bienestar Social, Olvido de la Rosa, quien ha destacado la importancia de contar con el Sello de Accesibilidad Universal.

La diputada ha explicado que en torno a 100.000 personas de la provincia, lo que equivale al 10 por ciento de la población, tienen algún tipo de discapacidad física, psíquica o sensorial que limita en mayor o menor medida su autonomía personal.

Además, en este encuentro se han analizado las fichas de autoevaluación diseñadas para que cada municipio pueda realizar una evaluación de sus edificios municipales sin un coste añadido, usando los recursos técnicos del propio ayuntamiento. Esta iniciativa se puso en marcha el 26 de septiembre y ha tenido lugar en las localidades de Huétor Tájar, Órgiva y Salobreña, mientras que mañana finaliza en Benalúa.