Recta final para la remodelación de la plaza del antiguo Ayuntamiento

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print


Las obras de remodelación de la plaza del antiguo ayuntamiento se encuentran ya en su recta final, y se estima que en poco más de una semana estará abierta al público y en pleno funcionamiento. Esta semana se inició el montaje de la fuente ornamental, que junto al nuevo mobiliario urbano y arbolado permitirá que este espacio recupere el esplendor perdido.

El proyecto de la renovada plaza, realizado bajo consenso con los vecinos del Casco Antiguo, se puso en marcha a finales de octubre del año pasado, por lo que se cumplirá el plazo estimado de seis meses para su ejecución. La actuación, correspondiente a la primera fase, tiene un presupuesto de 95.000 euros y está financiada a través del PFEA.

Manuel Pérez Cobos, teniente de alcalde de Obras y Urbanismo del Ayuntamiento de Salobreña, ha contado a esta emisora que la remodelación de la plaza tiene como objetivo dotar de dinamismo al Casco Antiguo de Salobreña, al tratarse de un sitio que antaño era el centro neurálgico de la localidad, pero que en los últimos tiempos estuvo degradado. De hecho, perdió la condición de espacio público para pasar a convertirse en zona de aparcamiento.

La plaza esperó mucho tiempo para contar con un proyecto, ya que el original fue modificado en varias ocasiones hasta lograr el consenso de los vecinos del núcleo histórico. Se buscó un diseño cuidado y con elementos distintivos de la historia del municipio, por lo que además de recuperar la fuente central se han realizado retoques en la fachada del edificio del antiguo Ayuntamiento, que hoy alberga el Museo.

Dado que la intención ha sido la de utilizar materiales de calidad, se han dejado pendientes para una segunda fase algunos elementos previstos en el proyecto, como la inclusión de tres esculturas representativas de la historia del municipio. No obstante, en su próxima apertura al público la plaza lucirá su nuevo arbolado, bancos de material decorados con motivos típicos andaluces y su elemento distintivo, la fuente, en cuyo lateral aparecen en letras de bronce los nombres que tuvo la ciudad a través de sus distintas etapas históricas.