Presentado un nuevo proyecto hotelero que podría obtener su licencia para el otoño

Se trata de un hotel boutique en la zona de El Pargo que contará con 62 habitaciones de lujo. Este establecimiento se convertiría en el primer cinco estrellas de la Costa Tropical.

Presentación del proyecto en el Ayuntamiento.

El crecimiento hotelero de Salobreña ha dado un nuevo paso con la presentación de un proyecto de alto standing que se iniciará próximamente en las laderas occidentales y que podría convertirse en el futuro en el primer establecimiento de cinco estrellas de la Costa Tropical. Se trata de una iniciativa del grupo Triade, que cuenta con una docena de establecimientos en las Islas Baleares y algunos más en desarrollo, que prevé una inversión cercana a los 12 millones de euros.

Este grupo presentó la pasada semana en el Ayuntamiento de Salobreña el proyecto básico para obtener la licencia de obras de este conjunto que pretende desarrollar en la zona de El Pargo, donde se situaba el antiguo hotel Capullito. Se trata de un complejo de lujo y con sofisticadas infraestructuras que se adapta a la orografía de la zona, por lo que se desarrolla en distintos niveles, y desde todas sus habitaciones disfruta de espectaculares vistas al mar.

Se trata de una infraestructura hotelera que se suma a otras que se proyectan en el entorno, como el resort del TH1 o el complejo enoturístico de Bodegas Calvente, lo que le da a la zona el carácter de destino turístico emergente.

El proyecto consta de 62 habitaciones, de las cuales 25 son suites de entre 40 y 50 metros cuadrados, a los que se suman otros 50 metros cuadrados de terraza, incluyendo piscina privada. El resto de habitaciones se distribuyen en tres plantas, todas con vista al mar, mientras que el  conjunto incluye también dos restaurantes, un spa de unos 600 metros cuadrados y un acceso a la pequeña cala de El Pargo.. Contará con dos accesos, uno desde la carretera nacional 340 –que se ha tenido que tramitar durante siete años con la Dirección General de Carreteras- y otro desde la urbanización colindante que dará acceso directo al parking, que dispondrá de 19 plazas. En la planta sótano se situará además el spa y la zona de servicios generales del hotel, según ha contado Gabriel Vallespir, uno de los responsables del grupo inversor con base en Mallorca.

Al igual que el TH1, es un proyecto que sus promotores vienen pergeñando desde hace tiempo, concretamente desde 2003, y que ahora consigue ver la luz. También ha estado en Salobreña presentándolo el propietario del grupo Triade, Christopher Campbell Carter, quien ha señalado que el complejo se plantea inicialmente como de cuatro estrellas con el fin de “posicionarse”, aunque con vistas a que en el futuro pase a ser de cinco estrellas, ya que según sus promotores cuenta con todas las características para obtener esa calificación. En principio se prevé una apertura de nueve meses al año, aunque mantiene la opción de hacerlo durante todo el año, y prevé crear entre veinte y treinta puestos de trabajo.

Son varias las similitudes entre este proyecto y el del TH1, pues además de estar promovido por un grupo inversor mallorquín, este es el primer complejo que Triade acomete en la península. Es incluso el primero fuera de las Islas Baleares, donde cuenta actualmente con doce establecimientos y tiene otros tres en desarrollo. A ello se suma una larga trayectoria en materia de emprendimientos inmobiliarios. Sus establecimientos se distinguen por una “atención exclusiva y personalizada”, según indica Vallespir, y su número de habitaciones suele situarse entre las treinta y las setenta, priorizando la comodidad con estancias más amplias a la masificación.

El punto administrativo en el que se encuentra el proyecto es el mismo que el del primer hotel del TH1, con la presentación en el Consistorio del proyecto básico para la obtención de la calificación ambiental necesaria para la concesión de licencia de obras; y tramitando paralelamente la calificación turística en la Delegación de Turismo de la Junta de Andalucía, un mero acto administrativo que determinará de qué tipo de establecimiento se trata.

Se espera por tanto, al igual que con el resort del TH1, que “para el otoño” se pueda conceder la licencia de obras, según ha afirmado la alcaldesa.

El proyecto en El Pargo destaca también por su alto nivel de sostenibilidad medioambiental, y por ello opta a una subvención de fondos europeos para su financiación. El proyecto ha sido diseñado por el prestigioso grupo IHP y consiste en una arquitectura simple y pura, bien integrada en el entorno y adaptada a los desniveles, mientras que los techos serán de tejas, manteniendo la concordancia con el resto de construcciones de la zona.

Los inversores han querido resaltar su apuesta por Salobreña como destino turístico al señalar que su intención no es solo construir el hotel y marcharse. En ese sentido, se han hecho ya con cinco locales frente al Peñón para crear una oferta de ocio complementario en el municipio y “recuperar la vida nocturna”, algo que se materializará “en un futuro no muy lejano”. “Nos queremos consolidar en el sitio, no queremos hacer la inversión e irnos”, ha afirmado Gabriel Vallespir.