Podemos presenta una moción para evitar el incremento de las casas de apuestas

Se propone instar al gobierno autonómico para poner limitaciones en las licencias de apertura de este tipo de establecimientos así como regular los anuncios publicitarios que influyen en la población.

María Jesús Castaño, portavoz de Podemos.

El grupo municipal de Podemos en el Ayuntamiento de Salobreña ha presentado una moción al pleno que se celebra esta tarde para evitar el incremento de las casas de apuestas y de la ludopatía. La formación muestra su preocupación por la gran proliferación de este tipo de establecimientos en el conjunto de España, así como por los muchos los anuncios publicitarios que influyen directamente en la población. En especial en la juventud y en la niñez, mucho más permeables a estos mensajes.

Explica Podemos que las casas de apuestas insertan su publicidad en eventos deportivos, y la realizan “valiéndose incluso de deportistas u otros personajes famosos que animan, sin escrúpulos, a realizar apuestas en horarios de máxima audiencia”. Yendo mucho más allá de las meras apuestas deportivas, se publicitan asimismo casinos, bingos, póquer online, etcétera. Y añade que las salas de juego se sitúan estratégicamente en barrios cercanos a centros de enseñanza o de clase trabajadora, que ha sufrido con más crudeza la crisis económica.

En su moción, Podemos señala que solo en la provincia de Granada existen 62 empresas dedicadas a las apuestas deportivas, lugares íntimos y sin ninguna visión desde el exterior hacia el interior. Y recuerda que la ludopatía es un trastorno reconocido por la OMS, cuyas consecuencias provocan graves problemas tanto para la persona que lo padece como para su entorno familiar y social. Tanto la Asociación para la Prevención y Ayuda al Ludópata como Agrajer, Asociación Granadina de Jugadores de Azar en Rehabilitación, reconocen que ha crecido el número de personas que se acercan a ellas, principalmente jóvenes, y que crecen las demandas de tratamiento.

Podemos señala en su moción que las consecuencias del juego patológico o ludopatía son muchas, muy variadas y nefastas, desde endeudamiento, crisis familiares profundas, desestructuración del entorno familiar, problemas físicos, psíquicos y sociales gravísimos.

Por todo ello, propone instar al gobierno autonómico para poner limitaciones en las licencias de apertura de casas de juego mediante una separación mínima o por núcleos de población; instar al Gobierno estatal a regular la publicidad del juego ligado a las apuestas, impidiendo que pueda llegar a un público infantil o juvenil; o limitar la apertura de locales de apuestas en zonas frecuentadas por estos colectivos, en especial en la cercanía de centros educativos. También solicitan diseñar formación específica para la Policía Local centrada en el control del acceso de menores a estos establecimientos y personas con acceso restringido al juego legal.