Muchos negocios de Salobreña viven ya las festividades de Halloween y de Todos los Santos

Las floristerías son las tiendas que históricamente tienen mayor movimiento por estas fechas. Otros establecimientos aprovechan para organizar cenas y fiestas con temática terrorífica.

Entrada para la fiesta de Hotel Salobreña.

Por estos días se celebran varias festividades, distintas entre sí y con diferentes orígenes, pero con un punto en común. El Día de Todos los Santos el 1 de noviembre y el Día de los Difuntos el día 2, son muy tradicionales en España y en general en los países de tradición católica. Mientras tanto, en los últimos años se viene implantando con fuerza el día de Halloween, que se celebra hoy 31 de octubre, y que viene de países anglosajones. Las primeras se toman como efemérides de recuerdo, de reflexión y de homenaje a los seres queridos que ya no están, mientras que esta última relaciona más con lo lúdico.

Pero lo cierto es que son muchas las actividades comerciales vinculadas a una y otra. Las floristerías son las tiendas que históricamente tienen mayor movimiento por estas fechas, y que comienza a notarse en los días previos al 1 de noviembre. De hecho, es el día del año que más ventas tienen estos negocios con diferencia, y algunas personas se adelantan mucho a la hora de realizar encargos.

Eva Fernández, la responsable de la floristería Eva, situada en el mercado municipal de Salobreña, señala que también que hay ciertas especies que se ponen de moda cada año. Por ejemplo, esta vez están teniendo auge las flores de color amarillo, ya sean rosas, claveles o margaritas. Mientras tanto, el blanco y en menor medida el rojo son los colores clásicos en este sentido.

Fernández señala que quienes no hayan encargado flores previamente tienen una amplia variedad para elegir, ya que desde el día 30 de octubre ya hay muchas en exposición. Además, el día 31 está también abierta por la tarde, pese a no ser el horario habitual del mercado. El día 1 también hay cierto movimiento, pero mucho menor.

En el caso de esta tienda, este año ha preparado para vender unos 190 ramos de flores variadas, a lo que se suman unos 200 o 250 encargos. Todo ello implica un refuerzo de personal de tres o cuatro trabajadores durante toda la semana. La responsable de la floristería calcula entre 50 y 100 euros el gasto medio de los salobreñeros que acuden a comprar flores para esta festividad.

A esta celebración religiosa se opone otra de origen pagano, Halloween, surgida hace 3.000 años entre los pueblos celtas para conmemorar la víspera de Todos los Santos, aunque con los años ha mutado notablemente. Lo cierto es que su carácter es más festivo y comprende disfraces vinculados al miedo o al terror, junto a costumbres como el ‘Truco o trato’, en la que los niños van pidiendo dulces por las casas.

Pese a no ser una festividad autóctona, en los últimos años se ha ido adoptando poco a poco en España, donde hoy es común ver muchas tiendas con la ornamentación típica de Halloween, en la que no faltan las calabazas, donde se venden diversos productos relacionados. También son muchos los restaurantes o establecimientos de ocio que organizan eventos especiales con esta temática. En la Villa, uno de ellos es el Hotel Salobreña, que desde hace casi una década viene organizando una fiesta de Halloween que “cada año tiene más éxito”, según afirma su responsable de eventos, Mari Carmen Vílchez.

Se trata de un menú que se prepara a conciencia durante varios meses, ya que se trata de platos muy elaborados y peculiares diseñados para la ocasión. Tal es el éxito de esta celebración, que se han agotado todas las entradas para participar. Se esperan en total 300 comensales.