María Eugenia Rufino apela a la prudencia y la sensatez en esta Fase 1, aunque destaca el buen comportamiento ciudadano

Ante la detección de un caso positivo por coronavirus en Salobreña, señala que los protocolos se activan de inmediato y todo está controlado, por lo que pide tranquilidad.

María Eugenia Rufino durante una videoconferencia.

La aparición de un caso positivo por coronavius en Salobreña hace dos días ha provocado una cierta controversia ciudadana en el sentido de saber si el riesgo de contagios es mayor en Salobreña. Al hilo de esto, la alcaldesa señala que aunque estemos en la Fase 1 el virus sigue estando ahí, pero que cumpliendo con las medidas de protección y seguridad no debemos temer. Y en cuanto se ha detectado el nuevo positivo se han activado todos los protocolos de aislamientos y rastreo de familia y entorno.

Considera Rufino que el periodo de dos semanas en cada fase está bien pensado a fin de que nos vayamos adaptando, pero se sigue mostrando preocupada por la posibilidad de que a pesar de la prohibición de bañarse o quedarse en la playa la gente las pueda utilizar como han hecho ya en otros puntos del país. Será uno de los asuntos que abordará la Junta Local de Seguridad que está convocada para la próxima semana.

“No podemos poner puertas a la playa, pero creo que con las medidas de megafonía y cartelería informativa será suficiente para que no se produzcan problemas, porque si no tendríamos que cerrar la playa, aunque creo que eso no va a suceder gracias al buen comportamiento ciudadano”, ha reflexionado la alcaldesa. “El comportamiento se modula con la educación colectiva”, por eso es importante irse adaptando a cada una de las fases antes de pasar a la siguiente, ha opinado.