Los vecinos de La Caleta y La Guardia viven hoy con tristeza el día de la Virgen del Carmen

Aunque no habrá procesión marítimo terrestre ni el resto de las tradicionales actividades festivas, sí se celebrará la misa, para lo cual se ha engalanado la imagen de la patrona.

Imagen de archivo de la procesión por mar.

El anejo salobreñero de La Caleta y La Guardia debería estar hoy en pleno festejo del día de su patrona, la Virgen del Carmen, pero la situación sanitaria ha obligado a la suspensión de todo festejo. No tendrá lugar por tanto el multitudinario acto del embarque de la imagen de la patrona ni la procesión marítimo terrestre, ni tampoco la sardinada, las verbenas o la cervezada, entre otros eventos ya tradicionales de estas fiestas.

La jornada se vive por tanto de forma agridulce en La Caleta y La Guardia, aunque Radio Salobreña ha querido aportar su grano de arena para mantenerla viva en este año tan particular. Así, durante toda la mañana, el magazín La Costa en Vivo ha ofrecido un especial dedicado a esta festividad que no pudo ser.

Uno de los que ha expresado su tristeza por no poder celebrarla es el concejal delegado de La Caleta-La Guardia, Ignacio Trujillo, quien ha explicado que el programa ya se encontraba cerrado cuando en el mes de marzo se decretó el estado de alarma. Hoy hubiera sido el día fuerte de una programación muy “ambiciosa”, según el edil, en la que había colaborado la Asociación Juventud Caletera.

Pero el hecho de no poder celebrarse hará que el año que viene se retomen con más fuerza, según el concejal Ignacio Trujillo.Aunque la patrona no saldrá de su templo, sí tendrá lugar a las 8 de la tarde la misa habitual, por lo que los devotos que lo deseen podrán acercarse a rendirle homenaje, siempre siguiendo la normativa en cuanto a seguridad y distanciamiento social, con solo tres personas por banco. De hecho, desde la Cofradía de la Virgen del Carmen se han encargado de preparar especialmente a la imagen mariana para que pase su día con las mejores galas, lo mismo que el templo que la cobija.

Un grupo de mujeres se encargó ayer de esa labor, aunque con la pena de que no era para sacarla en procesión. Este año la Virgen ha sido adornada con rosas amarillas, aunque no se ha pedido un esfuerzo extraordinario a los vecinos en ese sentido. María Trujillo señala que la Iglesia no tiene campanas en la actualidad, por lo que sí se está intentando recaudar fondos para poder colocarlas. De hecho, se están realizando actividades con esa finalidad, como la confección y venta de mascarillas de la Virgen del Carmen.

La Asociación Juventud Caletera es la que en los últimos años viene colaborando con el Ayuntamiento en la organización de estas fiestas. Para este año se habían preparado ya todas las actividades de la agenda festiva, que finalmente ha quedado truncada. De hecho, iban a ser las fiestas más largas de la historia, ya que las primeras actividades estaban previstas para el viernes pasado y la celebración se iba a prolongar hasta el próximo domingo. La asociación juvenil pretende preservar todas las actividades tradicionales que a día de hoy forman parte de las fiestas, aunque querían innovar e instaurar otras nuevas para todas las edades, para que se conviertan en nuevos atractivos. Por ejemplo, un Festival de Colores que se iba a desarrollar a pie de playa con DJ y animación para bailar hasta que el cuerpo aguante.

Pese a no haberse celebrado las fiestas, la intención de la Asociación es mantener todas esas actividades en la próxima edición de 2021, si es que finalmente se puede realizar con normalidad. El año pasado el colectivo organizó actividades en época navideña, que pretende repetir este año, aunque todo dependerá de las circunstancias. En este programa especial de Radio Salobreña ha habido también espacio para recordar las fiestas de antaño en estos anejos. María Ferrer formó parte durante muchos años de la Comisión de Fiestas y fue responsable de la Casa de la Cultura de La Caleta, y según sus registros nunca se había suspendido esta celebración desde la Guerra Civil. En el día grande se estrenaban vestidos, y más allá de otras actividades en días previos o posteriores, era el gran día de la celebración. Recuerda asimismo cuando al entonces alcalde, Manuel Pérez Cobos, se le tiró un vaso de cerveza, y ese fue el germen de la cervezada.