Los talleres de la Casa de la Cultura han tenido que parar su actividad

Muchos alumnos practican lo aprendido en sus casas con el apoyo telemático del monitor, como ocurre en el Taller de Pintura.

Casa de la Cultura.

La Casa de la Cultura de Salobreña con sus múltiples talleres y actividades también se ha visto obligada a detener su funcionamiento por estos días. Tanto alumnos como monitores están abocados al encierro, aunque desde sus casas intentan llevar a la práctica los conocimientos adquiridos, al menos en las disciplinas en que ello es posible.

Desde luego que lo es para el Taller de Pintura, ya que se trata de una actividad creativa en la que se da rienda suelta a la imaginación, y eso se puede hacer en cualquier lugar. Lo intempestivo de la medida no ha dado tiempo a preparar actividades para que los alumnos desarrollen en casa, aunque algunos de ellos están dedicando el tiempo de ocio del que disponen para pintar, y para ello cuentan con el apoyo del monitor, Francisco González Olivares, quien los orienta vía whatsapp.

En lo personal, más allá de sus actividades domésticas, González Olivares dispone de las tardes para dedicar a su labor artística, que puede desarrollar en su estudio, situado en la terraza de su casa. Allí profundiza en el proyecto en el que viene trabajando en el último tiempo centrado en el hiperrealismo, ya que su pintura siempre ha sido realista.

Por otra parte, dice echar de menos las clases y al alumnado, y expresa sus ganas de que esta situación se supere lo antes posible para retomar la actividad del taller.