Los servicios sociales de Salobreña continúan atendiendo sin inconvenientes a 120 familias desfavorecidas

El pasado jueves llegó precisamente un cargamento, que se preparó y repartió durante el fin de semana y toda la jornada de ayer lunes. Se espera que la crisis sanitaria pueda incrementar ese número.

María José García, concejal de Asuntos Sociales.

Si antes de la crisis sanitaria por el Covid-19 había muchas familias que pasaban dificultades, su situación ha empeorado aún más si cabe en esta particular coyuntura, ya que ninguno de sus miembros puede salir siquiera a trabar. Es por ello que desde las administraciones se sigue atendiendo también a este colectivo de forma particular.

Son unas 120 las familias desfavorecidas que se atienden en Salobreña, bien a través de ayudas económicas o mediante el reparto de alimentos que entrega el Banco de Alimentos. El pasado jueves llegó precisamente un cargamento, que se preparó y repartió durante el fin de semana y toda la jornada de ayer lunes, con lotes que llegaron a unas cuarenta familias. Asimismo, los Servicios Sociales Comunitarios también entregan kits que les llegan a estas personas.

Las prestaciones continúan siendo las mismas que antes de esta crisis sanitaria, aunque para algunas se ha agilizado la entrega. García aclara que el Ayuntamiento no puede habilitar ninguna ayuda social si no viene respaldada por un informe de los Servicios Sociales.

La cuantía que el municipio destina actualmente a emergencias sociales es de 150.000 euros anuales, aunque forman parte de una para genérica. Pero a ello se suman programas de otras administraciones que también tienen aportación municipal.

La edil señala el caso de familias que por circunstancias administrativas no pueden percibir ninguna ayuda pública, para los que se mantiene contacto con la Parroquia de Salobreña, que los puede atender con la colaboración de Cáritas.

Si bien hasta el momento se sigue atendiendo a las familias que ya disfrutaban de prestaciones, hay previsión de que en breve puedan sumarse otras debido a la parálisis económica derivada de este estado de alarma. Y si bien se esperan fondos estatales con esa finalidad, la edil de Bienestar Social afirma que el Ayuntamiento tiene capacidad económica para ello.

María José García resalta asimismo que actualmente no son necesarias las ayudas que se entregan para pagar facturas de agua o suministro eléctrico, servicios que no se pueden cortar durante el estado de alarma. “Después de esta crisis sanitaria vendrá una crisis económica y social”, señala la concejal, quien aboga no obstante por ir “paso a paso” y salir de la actual situación, para lo que insiste en “ser conscientes de la gravedad” que entraña.

Por otra parte, la también edil de Igualdad indica que se mantienen todas las actuaciones en materia de violencia de género, y se está haciendo un seguimiento especial de algunos casos, ya que la orden de confinamiento ha llevado a que muchas víctimas tengan que convivir 24 horas con su presunto maltratador, lo cual ha generado inquietud en el Área. Incluso, García ha informado que se registró un caso a los dos días de decretarse el estado de alarma, y junto a las fuerzas de seguridad se ha buscado una alternativa para esa mujer y sus hijos.