Los escolares de la Villa podrán disfrutar este miércoles de un espectáculo de títeres

‘Totolín –entredós-’ rinde tributo a Hermenegildo Lanz y a grandes payasos de los siglos XIX y XX. Será en el Auditorio con entrada concertada con centros educativos.

Uno de los momentos del espectáculo.

Los escolares de Salobreña podrán disfrutar mañana por la mañana del espectáculo de títeres ‘Totolín –entredós-’, dirigido a niños a partir de seis años. El evento tiene lugar en el Auditorio de la Villa con entrada concertada con los centros educativos.

Totolín es un personaje de títeres creado en los años 40 por el artista Hermenegildo Lanz, y esta función pretende ser en parte un homenaje a él, pues algunos de los integrantes de la compañía son sus descendientes. Al mismo tiempo, es un tributo a los payasos más sorprendentes y provocadores del circo, los augustos clásicos, portadores de un humor ingenuo y a la vez profundo. Los responsables del espectáculo se inspiran así en reconocidos payasos de antaño como Grock, los Rudi Llata o Charlie Rivel.

La obra habla de la perfectibilidad del ser, de nuestra capacidad de superación y de lucha por hacer realidad nuestros sueños, y en definitiva de nuestra propia condición humana. Se trata pues de una entrañable historia de amistad que apela a la sonrisa.

La puesta en escena combina los lenguajes musical y titiritero. La música, creada para esta obra, se interpreta en directo con varios instrumentos -fundamentalmente piano y saxofones- y es ella la que hila las relaciones entre los distintos personajes.

Este espectáculo es un ejercicio de transmisión artística a través de varias generaciones, ya que el director de la compañía, Enrique Lanz, es nieto de Hermenegildo, destacado pintor, profesor, grabador, titiritero y fotógrafo. Además, su hijo Leo, bisnieto del artista, es uno de los intérpretes junto al propio Enrique y Yanisbel Martínez. Hermenegildo Lanz nació en Sevilla, aunque se trasladó muy joven a Granada, donde vivió gran parte de su vida y donde murió en 1949 a los 55 años. Allí colaboró entre otros con Federico García Lorca y Manuel de Falla.