Los colegios de Salobreña se preparan para acoger a 932 alumnos matriculados para este curso

El martes 10, primer día de clase, la entrada será escalonada en todos los centros. El más numeroso sigue siendo el colegio Mayor Zaragoza, que cuenta con 417.

Entrada al colegio Mayor Zaragoza.

Aunque el número podría variar un poco de aquí a la semana que viene, a día de hoy son 932 los alumnos matriculados para empezar el curso 2019/2020 en los colegios de Infantil y Primaria del municipio. El más numeroso sigue siendo el Mayor Zaragoza, con 417, una cifra un poquito más baja que en años anteriores, en los que ha ido perdiendo una línea por curso debido al descenso de la natalidad, aunque la ratio se mantiene entre los 20 y 25 alumnos por clase.

En el caso del Segalvina, sin embargo, y aunque con 238 alumnos la cifra es similar al año pasado, sólo ocho más, han recuperado una clase que habían perdido hace dos cursos, lo que conlleva una bajada de la ratio, como cuenta su directora Consuelo Gálvez.

Tampoco varía mucho el alumnado del Colegio de Educación Infantil Juan Ramón Jiménez, que espera a 106 niños y niñas y con el dato algo optimista de que este curso hay más en la clase de tres años, o sea, los más pequeños, que el curso pasado.

El colegio concertado San Juan de Avila de La Caleta incorpora a unos 90 chavales desde 1º a 6º de Primaria. Poca variación con respecto al curso pasado y con la ventaja de ratios bajitas que permiten a maestros y alumnos trabajar mucho más a gusto, dice su directora, Mari Cruz Escudero. Y es que hay clases con 10 alumnos, mientras que la más numerosa sienta a 17. Eso sí, procedentes no sólo del anejo, sino también de Motril, Los Guájares, Salobreña o Lobres, que acuden a un centro bilingüe, donde también se imparte Robótica, por ejemplo.

Contentos también con su baja ratio están en Lobres. El colegio Cervantes acoge a 81 niños y niñas, también con ratios muy bajitas, entre 6 y 15 por clase, pero con la satisfacción este curso de que todas las líneas están completas, lo que significa contar con jefatura de estudios y más profes, se felicita su directora.

El director del Colegio Mayor Zaragoza se ha mostrado contento porque al final parece que las obras de gran envergadura que se han realizado en el centro durante este verano, reparación de cubierta con retirada de fibrocemento y la nueva pavimentación del patio van a estar listas para la semana que viene. Y eso que hace tan sólo un mes el director, José Manuel Armada no las tenía todas consigo. Hoy mismo estaba ya recogiendo la empresa que ha arreglado de forma integral el patio.

En este centro cuentan además con la novedad para este curso de la puesta en marcha de aula TEA, para atender a aquellos alumnos con algún trastorno del espectro autista. De hecho un alumno salobreñero, que estos cursos atrás tenía que ir a Motril se ha podido escolarizar para este curso en este colegio. Precisamente el maestro de esta aula es el único que falta por incorporarse a la plantilla de 37, aunque lo hará el mismo martes, señala Armada.

En el colegio Segalvina se ha pavimentado elñ suelo del salón de actos, que estaba muy deteriorado, aparte de tareas de pintura y limpieza, aunque quedan cosas por hacer, dice su directora, que no evita hacer referencia a lo difícil que resulta a veces acudir a una u otra administración por lo complicado de las competencias de unas y otras.

En el colegio Juan Ramón Jiménez se han hecho varias cosas este verano. Entre ellas, el arreglo de ventanas que no cerraban bien, o la pavimentación de la zona de las antiguas casas de maestros. Ahí pretenden montar un circuito para Educación Vial, que pueda servir no sólo para sus alumnos, sino para otros centros en jornadas de convivencia que tienen programadas unos y otros. Lo que pide la directora, Anabel Aguilera, es una zona de sombra. Y es que se ha arreglado un murete que cayó junto con varios árboles por pasados temporales, y el sol sigue primando en todo el patio, lo que a veces dificulta la realización de actos o eventos.

En La Caleta confían en poder arreglar este año el Salón de Actos. Este verano se han realizado labores de jardinería, limpieza y pintura durante el verano. Obras de mantenimiento que se han realizado también en el Cervantes de Lobres. No obstante, su directora señala que su principal demanda sigue siendo el arreglo de ventanas y persianas, ya que las actuales, que son las originales, se encuentran muy deterioradas con el resultado de mucho frío en invierno y calor en verano en el interior del centro, lamenta su directora, Laura López.

Por cierto, en cuanto al primer día de clases, en Lobres el horario será para todos de 10. 30 a 14.00. En el Segalvina la entrada será a las 11.00 para todos los cursos excepto primero, que lo hará media hora más tarde. El Colegio Mayor Zaragoza ha escalonado las entradas de mayor a menor. Así, el tercer ciclo, 5º y 6º, entrarán a las 11 y así sucesivamente hasta las 11.45, que se incorpora el alumnado de Infantil.

Por último, el Juan Ramón Jiménez ha programado a las 12.00 la entrada para los niños y niñas de cuatro y cinco años, mientras que los de tres lo harán a las 12.3º horas. Antes, mañana viernes a las diez de la mañana han convocado a los padres para informarles sobre el servicio de comedor. Y a las diez y media reunión con papás y mamás de los chavales de tres años.