Los alumnos del Colegio Mayor Zaragoza avanzan en el proyecto de compostaje

En esta iniciativa,  promovida por el Ayuntamiento y la Diputación, no solo aprenden a llevar un huerto sino también a generar su propio compost para abonarlo de forma natural.

Responsables del proyecto en un aula del Mayor Zaragoza.

El proyecto de compostaje en el que viene trabajando desde hace dos años en el Colegio Mayor Zaragoza de Salobreña a través de su huerto ha dado hoy un nuevo paso con la entrega de material al centro para realizar esta labor por parte del Ayuntamiento y la Diputación provincial. La idea inicial era realizar una plantación en esta pequeña parcela agrícola por parte de los alumnos, aunque la lluvia ha obligado a posponerlo, si bien en su lugar se ha llevado a cabo una charla para ahondar en el proceso del compostaje y también sobre hábitos saludables de alimentación.

Y es que el compost que se produce en el Mayor Zaragoza a través de una compostera fabricada en una etapa previa del proyecto surge de los restos orgánicos que aportan los alumnos con las cáscaras de frutas que llevan al Colegio, así como aquellos que se generan en el comedor. Sumando a ello los restos vegetales o de poda del patio centro, se va creando el compost con el que los alumnos abonan el huerto y plantan posteriormente diferentes hortalizas.

El compost es un abono natural que se produce a partir de la degradación biológica de restos orgánicos como restos de fruta, de pan, cáscaras de huevo o servilletas, entre otros, que se echan en la compostera y que en dos o tres meses –dependiendo de factores climatológicos-, por la acción de los microorganismos, se convierte en este abono natural. Con él se mejora la fertilidad del suelo y se obtienen alimentos de mayor calidad nutritiva.

Para realizar mejor esta labor, esta mañana se le ha entregado al centro una criba, un termómetro y un cartel que detalla los tipos de residuos que se deben echar dentro de la compostera.

Esta actividad en el Mayor Zaragoza está enmarcada en un proyecto más amplio concertado entre el Ayuntamiento de Salobreña y la Diputación provincial, que consiste en el fomento del compostaje doméstico y comunitario. La de este Colegio es una de las tres líneas del proyecto, que también se realiza en hogares particulares del Monte de los Almendros, así como a nivel de comunidades de propietarios, concretamente en Salomar 2000. En todos los casos se utilizan los restos orgánicos que se producen en los hogares, sumados a los restos de vegetales que se generan en los jardines. De esta manera, se aprovechan residuos que habitualmente terminan en la basura.

El proyecto global incluye ocho composteras cuyas capacidades oscilan entre los 400 y los 1.500 litros. Cinco se encuentran en distintas viviendas del Monte de los Almendros, otra en el Casco Antiguo, una en Salomar 2000 y la restante en el Mayor Zaragoza, que fue realizada con los propios alumnos con palets reciclados.

Los alumnos que participan en este proyecto son los de Sexto de Primaria, unos 75 en total, si bien en años anteriores van realizando actividades de acercamiento al huerto para entrar en materia.