Lobres celebra desde el viernes hasta el domingo la festividad de su patrona, la Virgen de la Candelaria, con la curiosa tradición de arrojarle palomitas tras la procesión

El próximo domingo 2 de febrero se celebra la festividad de la Candelaria, patrona de Lobres, por lo que la localidad se prepara de manera muy especial para conmemorarla.


Será con una serie de actividades que organiza la Concejalía del anejo en colaboración con los Mayordomos, que como siempre se vuelcan en todos los festejos que allí tienen lugar.

La programación está pensada para todos los públicos. Se pone en marcha este viernes con la tradicional ofrenda floral a la Virgen, que tendrá lugar a las 5 en la Iglesia de San Antonio.

El sábado también se rinde homenaje a la patrona con la Romería, que sale desde la parada de autobús de Lobres en dirección a la presa. Los caballistas irán acompañados del Coro Rociero del Buen Pastor, y una vez allí se vivirá una gran jornada de celebración en plena naturaleza, con el regreso previsto para las 6 de la tarde. Ya por la noche tendrá lugar una fiesta con DJ Txuanki en la carpa que se instalará en el recinto de la Casa de la Cultura.

La actividad del domingo, día grande de la Candelaria, comienza muy temprano con el Rosario de la Aurora, y a continuación habrá un chocolate con churros para todos los asistentes. A ello le sigue una diana floreada a cargo de la Banda de Música de Salobreña, mientras que a las 11 la localidad será escenario de una concentración motera.

Tras la procesión, a las 15 horas, habrá una paella popular al precio de 3 euros el plato, en colaboración con la organización de las fiestas. La comida estará amenizada por el Dúo de Copas y, ya a las 5 de la tarde, llegará la actuación de Ipop Covers, conocidos como la ‘mini Tentación’. Para la merienda habrá buñuelos caseros con chocolate.

Nelson Ligero ha querido agradecer el trabajo y la dedicación de los Mayordomos, así como a los trabajadores del Ayuntamiento y a todas las personas implicadas en la organización de estas fiestas. “Se dejan la piel durante todo el año para que vecinos y visitantes disfruten de unos magníficos días festivos”, ha concluido el edil.