Las obras en Juan XXIII dejarán como único acceso al Casco Antiguo la calle Muralla

Este lunes se inician unas obras que obligarán a realizar importantes cambios en el tráfico. La bajada desde el Casco Antiguo ya podrá hacerse también por Ladera de la Cruz.

Uno de los tramos que estarán en obras.

Para el próximo lunes está previsto el comienzo de las obras de rehabilitación integral de la calle Juan XXIII, lo que obligará a realizar cambios en el tráfico rodado. A partir de ese día, la única vía para subir al Casco Antiguo será por las calles Puerta de la Villa y Muralla, mientras que la bajada se podrá realizar por calle Antequera o bien por Ladera de la Cruz. En este último caso, ya estará abierta a la circulación la calle Cartero Manuel Montilla, cuyas obras ya están finalizando, por lo que el recorrido descendente se completará por calle Rosario.

Otro cambio que conllevará esta situación tiene que ver con el recorrido del autobús. Para ello se tendrá que recurrir nuevamente a una furgoneta, que no obstante no puede pasar por la Bóveda. Por ello, la circulación en dirección a Radio Salobreña se realizará por calle Estación, que cambia de sentido, al igual que Gloria. Algunos servicios tomarán ese camino, aunque otros lo harán por calle Antequera.

Si bien la calle Estación cambia de sentido, no ocurrirá lo propio con calle Martín Recuerda y la Bóveda, por lo que las dos alternativas discurrirán en el mismo sentido.

Otro cambio importante en el tráfico se producirá probablemente a finales del mes de enero, ya que será cuando se corte la calle Rosario para proceder también a su remodelación. Gabriel Jerónimo, concejal delegado del Casco Antiguo, no quiere dar plazos exactos de finalización de esta última, que podría ser para marzo, pues deja abierta la posibilidad de que se encuentren piedras en el subsuelo que obliguen a retrasarlo, como ha ocurrido por ejemplo en Cartero Manuel Montilla.

Jerónimo espera que para finales de marzo estén todas las obras terminadas y el Casco Antiguo pueda recuperar la normalidad. En su opinión, las actuaciones en Juan XXIII y Rosario no deberían deparar demasiados problemas, pero matiza que siempre pueden surgir inconvenientes.

El edil pide paciencia a los ciudadanos y resalta que esta obra “es la más importante y determinante que se va a llevar a cabo en esta legislatura”, ya que se trata de la subida más importante al casco histórico. Asimismo, hace un llamamiento a los vecinos de calles como Juan XXIII o Al Salam, para que retiren los vehículos de sus cocheras si pretenden utilizarlos, pues ya no será posible una vez que comiencen los trabajos.