La primera fase del cambio del alumbrado público de Salobreña por otro más eficiente avanza a buen ritmo

El proyecto de modernización de la red del alumbrado público que se está llevando a cabo en todo el municipio de Salobreña  avanza a buen ritmo y continuará con la colocación de nuevos puntos de luz en las zonas de sombra de Lobres y Salobreña.


El ambicioso proyecto de renovación del alumbrado público para la mejora de la eficiencia energética en Salobreña, Lobres y La Guardia  avanza a buen ritmo y ya se ha realizado el cambio de las luminarias convencionales al sistema de led, aunque en algunos casos se han colocado nuevas farolas al completo. Así, en esta primera fase, ya se han sustituido aquellos puntos donde todavía estaban funcionando las lámparas de vapor de mercurio, como Lobres o los ensanches del sector norte y este, dejando para una segunda intervención otras zonas donde ya se había hecho alguna modernización en los últimos años.

Especialmente significativa será la actuación en Lobres donde  se está instalando una nueva línea de alumbrado, tanto en el camino de la acequia antigua que bordea el núcleo urbano por su parte este con quince nuevos puntos de luz, como en las zonas de sombra del centro del anejo. Así ha informado hoy la concejal de obras y mantenimiento, M.ª José García,  quién ha estado junto a los técnicos analizando el estado del proyecto.

Recordar que se trata de una inversión superior al millón de euros que permitirá ahorrar a las arcas municipales en torno a un 30 por ciento en la factura de electricidad gracias a una subvención solicitada en su día al Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA) y el Comité Español de Iluminación, destinada a mejorar la eficiencia energética de los municipios. Estas instituciones financian el 60 por ciento del coste total, mientras que el 40 por ciento restante corre por cuenta del Ayuntamiento.  

Además el pasado mes de agosto se solicitó una nueva subvención con la que se completará la renovación de la iluminación de todo el municipio  Una  segunda fase que tiene  un presupuesto  de más de 720.000 euros y que iría destinada distintas intervenciones en el Casco Antiguo, Lobres, La Caleta y el Paseo Marítimo.

“Además de mejorar toda la red de iluminación  con el cambio de las antiguas luminarias por otras más eficientes energéticamente, la infraestructura que se está instalando incorpora un sistema de telegestión destinado a mejorar la eficiencia energética en el municipio regulando por zonas la intensidad lumínica”, ha indicado por último García.