La Mancomunidad encarga un estudio para buscar soluciones a las inundaciones

Una vez concluido, se buscará la financiación para poder acometer la obra. El entorno de la plaza de Goya y la Pontanilla son las zonas más afectadas cada vez que llueve en Salobreña. 

Inundación en la zona de Plaza Goya. // Archivo

La Mancomunidad de Municipios de la Costa Tropical ha encargado un proyecto a un despacho externo para que estudie las posibles soluciones a las inundaciones que se producen en la entrada al municipio, tanto en el entorno de la plaza de Goya como en la Pontanilla. Una vez que esté concluido, se buscará la financiación para poder acometer una obra que, a priori, demandará una importante inversión.

Se trata de un problema histórico del municipio, pues cada vez que llueve de forma torrencial se producen inundaciones debido a que las aguas de riego desembocan en este punto. Hasta ahora se habían realizado algunos diagnósticos, pero nunca se había acometido un estudio con vistas a la redacción de un proyecto definitivo para encauzar las aguas que llegan desde el campo.

Se estima que el estudio estará terminado “en las próximas semanas”, y que el coste de la actuación puede rondar los 2 millones de euros, por lo que habrá que buscar diferentes vías de financiación. Así lo ha explicado esta mañana la alcaldesa de Salobreña, María Eugenia Rufino.

La alcaldesa ha realizado estas declaraciones en el marco de una visita cursada junto al presidente de la Mancomunidad a las obras de rehabilitación integral de distintas calles que se desarrollan en el Casco Antiguo de la Villa, y que actualmente se centran en la calle Cartero Manuel Montilla y en la carretera antigua de la Playa. Son unas obras que se están demorando más de lo previsto debido a la aparición de roca en el subsuelo, lo que demanda un esfuerzo superior.

Rufino las ha calificado de “históricas” porque suponen la reposición de las redes de saneamiento, abastecimiento y pluviales, además de su posterior urbanización. Y resalta su importancia ya que sirven para “evitar posibles averías o fugas de agua, además de la necesidad imperiosa de renovar todas esas instalaciones, algunas de las cuales tienen más de cuarenta años”.

Por su parte, el presidente de la Mancomunidad, Sergio García Alabarce, ha cuantificado en unos 3 millones de euros las obras que se están acometiendo en el municipio, tanto en las calles que forman parte de este proyecto –Ladera de la Cruz A y B, Manuel Montilla, Juan XXIII, Rosario y antigua de la Playa-, que suman 1,5 millones, como las que se acometieron en la calle Bonifacio Caro de Lobres por 500.000 euros, las que se están realizando ya en el depósito de agua de Matagallares por unos 700.000 y las que se ejecutarán en La Caleta, que incluyen las calles Ramblilla D y E y Ruiseñor, con una inversión de casi 100.000 euros.

Sergio García Alabarce, presidente de la Mancomunidad de Municipios, señala que, pese a los retrasos por la dureza de la roca en el subsuelo, las obras están “más o menos en plazo” y estarían terminadas en su totalidad antes de Semana Santa. Los trabajos que se ejecutan actualmente en Cartero Manuel Montilla se espera que concluyan durante la primera quincena de noviembre, quedando paradas en la plaza del antiguo mercado. Ello permitiría abrirla al tráfico y continuar con Juan XXIII. En cuanto a la carretera antigua de la Playa, se espera concluir próximamente con el tramo que se encuentra en obras entre García Lorca y Hnos. Álvarez Quintero, para poder habilitar la circulación e iniciar el tramo restante hasta la Casa de la Cultura.