La Escuela Infantil Federico García Lorca inicia mañana su curso regular con 90 alumnos, en el que aplicará todas los protocolos de seguridad exigidos por la administración

Lo hace tras acoger un campamento de verano que ha servido como banco de pruebas.

EScuela Infantil Federico García Lorca, Salobreña

El primer centro educativo de Salobreña en iniciar su actividad es la Escuela Infantil Federico García Lorca, ya que mañana tiene lugar el comienzo de clases para los menores de 0 a 3 años. Sin dudas que será un inicio muy atípico, tras el intempestivo cierre que tuvo lugar en marzo, si bien su actividad se retomó en agosto con un campamento de verano.

Lo que supone la mayor dificultad para dar el pistoletazo de salida al nuevo curso es la puesta en marcha de todas las medidas que se le exigen al centro, aunque todo será cuestión de acostumbrarse a esta nueva normalidad, según afirma su director, Juan Manuel Ortega.

El campamento de verano realizado durante el mes de agosto, que acogió a una veintena de niños desde bebés hasta los ocho años, ha servido como primera prueba para la aplicación de los protocolos exigidos. Pero la experiencia “ha ido muy bien” según Ortega, con muchas actividades lúdicas que se realizaron siempre dentro del centro, desde piscina hasta cine o manualidades. 

Los niños han estado divididos en grupos de convivencia por edades, con los menores de hasta cuatro años por un lado, sin mezclarse con los mayores, que han estado en otro. La salida al patio y los juegos se realizaban de forma independiente, y todo bajo un protocolo según el cual los adultos no podían ingresar al centro, mientras que a todos los menores se les tomaba la temperatura y debían limpiarse los pies en una alfombrilla.

Ortega señala que al ser pocos alumnos ha sido fácil en este campamento, pero la “prueba de fuego” llegará a partir de mañana con el inicio del curso regular.

Aún así se les tomará la temperatura al llegar al centro, y si sobrepasan los 37 grados y medio, no se los dejará ingresar. Si durante la jornada lectiva algún niño presenta fiebre o algún otro síntoma, se ha habilitado una zona ventilada para que permanezca aislado hasta que lleguen sus responsables a recogerlo. Asimismo, durante toda la jornada el personal de la guardería llevará puesta mascarilla, mientras que durante la jornada de hoy se han sometido a las pruebas de Covid-19. Se prevé que el curso comience con unos 90 alumnos, cantidad similar a la que había el pasado curso cuando se interrumpieron las clases. Algunos padres han comunicado que no llevarán a sus hijos por temor, aunque son pocos casos, según Ortega. Habitualmente hay servicio de comedor, pero se iniciaría en el mes de octubre, ya que septiembre suele ser un mes de adaptación.