La Caleta y La Guardia esperan con ansias el embarque de la Virgen del Carmen

El punto de partida es la renovada iglesia de La Caleta, donde a las 8 comenzará la misa en honor a la patrona de los marineros. El recorrido será el de siempre, con una parte terrestre y otra por mar.

Procesión de la Virgen del Carmen. // José González

Hoy es el día grande de las fiestas en honor a la Virgen del Carmen que viene celebrando desde el pasado viernes el anejo de La Caleta-La Guardia, al igual muchas obras localidades y barrios del litoral granadino. La programación de hoy se centra en las procesiones marítimo terrestres, que en el caso de nuestro municipio comienza a las 9.

El punto de partida es la renovada iglesia de La Caleta, donde a las 8 comenzará la misa en honor a la patrona de los marineros. El recorrido será el de siempre, en dirección a la plaza del Lavadero donde tendrá lugar su embarque, mientras que el desembarque será en La Guardia, momento en que tendrá lugar el castillo de fuegos artificiales. Desde allí continuará el recorrido terrestre hasta el encierro de la imagen en el templo.

Emilio Molina es miembro de la familia que durante las últimas décadas ha estado encargada del embarque de la Virgen y de su recorrido marítimo, en lo que sin dudas es el momento más esperado y más multitudinario de esta festividad. Durante mucho tiempo fue el barco de su abuelo Juan ‘El Malagueñito’ el que trasladó a la Virgen del Carmen, mientras que posteriormente le pasó el testigo a su hijo, y este a su vez a sus hermanos cuando no pudo continuar por problemas de salud. Emilio Molina ha vivido esta tradición casi desde la cuna, y desde dentro del barco durante su infancia.

Al momento de ser embarcada, la imagen es asegurada con unos cabos para impedir que pueda caer ante alguna ola o golpe de mar. Para todos los encargados de esta labor es sin duda una gran responsabilidad el mantener la integridad de la Virgen, más allá de la suya propia. Molina no recuerda que se haya producido nunca algún problema. Es verdad que cuando las condiciones del mar no son las mejores se suspende el embarque, aunque señala que esa situación solo se ha producido “dos o tres veces” desde que tiene recuerdo. En el barco en el que es trasladada la Virgen viajan tres personas y no tiene motor, apenas un remo para ayudarse en determinados momentos. Es otra embarcación la que encabeza el cortejo y lo va remolcando, esta vez sí con motor.