La alcaldesa de Salobreña hace un balance positivo de los tres primeros meses de gobierno

Anuncia que el diseño del curso que comienza incluye la mejora de la limpieza, redactar el nuevo presupuesto o reestructurar la policía local.

Maria Eugenia Rufino, alcaldesa de Salobreña.

Cuando se cumplen tres meses desde que se constituyó la nueva corporación, la alcaldesa de Salobreña, la socialista María Eugenia Rufino, hace un balance positivo de lo realizado hasta la fecha, teniendo en cuenta que en un municipio turístico el verano es época de mucho ajetreo por la gran afluencia de visitantes y todo lo que ello conlleva. Con todo, la experiencia de gobernar en coalición con Izquierda Unida “ha sido fácil, ya que las dos fuerzas políticas se entienden y hay coincidencia programática”. Al tiempo ya están diseñando el nuevo curso, que pasa por la redacción de un nuevo presupuesto, reestructurar la Policía Local, avanzar en la mejora de la limpieza y “retomar los proyectos en marcha, con la agenda abierta para reuniones con Diputación y el resto de administraciones”.

Y aquí es donde surgen los primeros escollos. Muchas de las actuaciones en marcha o pendientes dependen precisamente de otras administraciones; en el caso del gobierno central, asuntos como el espigón, la finalización del Paseo marítimo o la segunda rehabilitación del Castillo, asuntos paralizados mientras no se constituya un gobierno que pueda dar visto bueno y sobre todo aprobar presupuestos que den cobertura a estos temas.

De la Junta de Andalucía, dice María Eugenia Rufino que ve en general disponibilidad por parte de los delegados, aunque el ritmo es aún lento porque todavía se están diseñando los organigramas internos. Aun así, se apresura a decir la alcaldesa que está detrás de todos los delegados de los que dependan temas de Salobreña para abordarlos.

Por lo pronto, la semana que viene se reunirá con los responsables de la delegación de Obras de la Diputación, a fin de retomar proyectos importantes como el Parque de la Libertad, que ya tenía que estar en marcha, o hablar sobre los planes provinciales para los próximos ejercicios.

POLICÍA LOCAL

Uno de los temas que se plantea el gobierno municipal es la reestructuración de la policía local, que incluye la convocatoria de nuevas plazas de agentes, así como la de un oficial que se haga cargo de la jefatura después del cambio realizado en la cúpula del cuerpo por parte de la alcaldesa.

Reconoce la alcaldesa que ha habido momentos difíciles en la relación con el cuerpo de seguridad, “pero siempre con voluntad de resolver los problemas”. Y añade que el principal es la falta de efectivos, de manera que de forma prioritaria y a corto plazo se van a ofertar las plazas libres por comisiones de servicios, para a la vez trabajar en cubrir las vacantes “e incluso poder crecer”. La idea, dice Rufino, es convocarlas a principios de año, cinco en principio, que son las que permite la ley, aunque opina que serían necesarias ocho o nueve.

Con respecto al cese del hasta ahora jefe del cuerpo, la alcaldesa lo justifica señalando que se trata de “cerrar una etapa y abrir otra nueva”, y que su intención como responsable máxima es cambiar la dinámica habitual de la plantilla, lo que “pasa por poner a otra persona al frente y trabajar con otros planteamientos”. Actualmente un oficial asume las funciones de planificación y organización y a medio plazo la intención es sacar la plaza para la incorporación a mando de una persona de igual categoría o superior al anterior

Una de las tareas de la policía local es todo lo relativo al tráfico en el núcleo urbano. En ese sentido se avecina un reordenamiento, tal como anunciara hace algunos meses la propia alcaldesa al hilo de las obras de acerado, pavimentación y otras que se han llevado a cabo en distintas calles de la entrada de la Villa, que llevan aparejados cambios de sentido y por tanto nueva señalización, así como la reordenación de toda la zona aledaña al Apeadero de autobuses, que, por cierto, está previsto que entre en funcionamiento a principios de octubre

El próximo lunes tiene la alcaldesa reunirse con los responsables de Obras de la Diputación a fin de retomar la actuación de remodelación del Parque de la Libertad, entre el colegio Juan Ramón Jiménez y la Casa Roja, “que ya se tenía que estar ejecutando”. Dicha obra lleva aparejada una modificación para la habilitación de al menos 40 plazas de aparcamiento. Y como parte de toda esta prevista reordenación del tráfico se incluye un cambio en la Avenida del Mediterráneo para aparcar en oblicuo en lugares en que actualmente se aparca en línea, ganando así otra buena cantidad de plazas, más de 100 en total, señala la alcaldesa.

 Lo más inmediato a este respecto es la reunión el lunes próximo con los técnicos y responsables de la policía para dibujar el nuevo diseño de direcciones, sentido de circulación y plazas de aparcamiento que se prevén y darle difusión para que la ciudadanía esté preparada para el cambio.