La alcaldesa apela de nuevo al sentido común a la hora de sopesar las actividades que se pueden realizar

“Se puede dar de comer a los animales si los tenemos en el cortijo o granja, pero las fuerzas de seguridad podrán comprobarlo para evitar picarescas que redunden en perjuicio de todos”


El decreto que regula los motivos por los que se puede salir a la calle es muy claro: para ir a trabajar, a la compra, a la farmacia o al médico o para sacar al perro. Siempre solo a excepción de aquellos que tengan que acompañar a una persona mayor o con necesidades especiales. Por lo tanto, ir al cortijo a dar de comer a los animales entra dentro de las cosas que se pueden hacer. Pero hay que entender a las autoridades si preguntan o se cercioran, puntualiza la alcaldesa de Salobreña, María Eugenia Rufino.