La alcaldesa afirma que no se trata de forma distinta a los vecinos de la playa de Salobreña

Avanza que se han convocado cinco plazas de policías locales, que pronto se sustituirá el alumbrado y que si repite en el cargo se priorizará el nuevo pliego del servicio de limpieza.

María Eugenia Rufino, alcaldesa de Salobreña.

Tras la concentración celebrada el pasado sábado por parte de vecinos de la playa de Salobreña en demanda de mejores servicios para esta zona de la localidad, la alcaldesa María Eugenia Rufino dice no comprenderla, y más en unas fechas cercanas a las elecciones municipales. Señala que los déficit que sufre la playa son los mismos que los del resto del municipio, y destaca que ya están en marcha las soluciones a distintos temas como la seguridad, la limpieza o la sustitución del alumbrado.

La regidora dice haber recibido con cierta sorpresa la noticia de esta convocatoria de la Asociación de Vecinos Playa de Salobreña, ya que desde el inicio de la legislatura viene manteniendo distintas reuniones con este colectivo. Y añade que en la última, “que fue muy extensa”, no salió con la sensación de que había un grado de descontento suficiente como para convocar esta movilización. Tampoco dice entenderla en función de las fechas en que se produjo, a pocas semanas de las elecciones, algo que “puede llevar a confusión, ya que puede tener un tinte político que no debería tener”.

La alcaldesa admite que hay problemas que no se pueden resolver a corto plazo, como el de las casetas de kiosco-bar que se sitúan en la playa, y que en ocasiones da lugar a altas horas de la noche a actitudes incívicas de algunas personas, que orinan en la vía pública. En ese sentido, indica que se está trabajando en la modificación de la ordenanza para que estos establecimientos puedan instalar un aseo. Pero señala que el planteamiento de estos vecinos es que no se autorice esta actividad, lo que para Rufino sería causarles un perjuicio a las personas que la tienen como su modo de vida. Este era el único punto en que no existía acuerdo por ambas partes, dice la primera edil.

Confía en que esa situación se va a solucionar en breve y se podrá acometer esta actuación que es muy importante para todo el municipio, ya que en toda Salobreña el sistema de alumbrado “está muy deteriorado, ya que tiene más de treinta años”, dice la alcaldesa. Y agrega que si en la playa está en peor condición, es por el efecto del mar y el salitre.

También afirma que cuando se hacen trabajos de poda o mantenimiento de jardines no se trata de forma distinta a la playa, sino a todos por igual, y matiza que en época estival sí se hacen más esfuerzos en esta zona, “como no podía ser de otra manera”, en lo que supone un gasto superior a los 300.000 euros en un plazo de dos meses.

La seguridad es uno de los temas que también demandaban los vecinos de la playa, un déficit que afecta a todo el municipio, y en ese sentido Rufino ha anunciado que en cuanto la normativa lo ha permitido se ha iniciado el proceso de contratación de cinco nuevos policías locales, ya que “nuestra plantilla es muy escasa para cubrir la demanda de todo el municipio, no solo de la playa”. El trámite ya está iniciado y está pendiente de un informe de la Intervención municipal para su posterior publicación en el Boletín Oficial. El número de cinco plazas convocadas es el que permite la Ley, aunque la alcaldesa espera que en sucesivos presupuestos se establezca una dotación económica “para alguna más”.

En cuanto a la limpieza, Rufino asevera que los problemas que tiene la playa también son extensivos al conjunto de Salobreña, y que se espera solventar con el nuevo pliego del servicio de limpieza, que entre otras cuestiones prevé un sistema de punto limpio móvil para la recogida de diversos enseres, previa concertación. La primera edil explica que el pliego está ya preparado y publicado, aunque por “prudencia política” no se ha querido tomar la decisión a escasos meses de un cambio de legislatura.

Finalmente se llegó a un acuerdo y no llegó a producirse esa huelga. María Eugenia Rufino añade que entre otras cosas el pliego debía recoger la aplicación del convenio provincial, y ello también ha retrasado su finalización. Subraya que si continúa siendo la alcaldesa, una de sus prioridades “desde el día uno” será trabajar en ello y convocar a todos los miembros de la corporación. Baraja incluso la posibilidad de que el Ayuntamiento “rescate parte del servicio”, si bien “no es viable” hacerlo en su totalidad.