Gonzalo Fernández Pulido promete gobernar para todos y todas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print


Después de diez años de gobiernos del PP, Salobreña ha vuelto al socialismo. El PSOE, con sus ocho concejales, gobernará los próximos cuatro años, aunque el alcalde no descarta más adelante buscar apoyos y acuerdos puntuales.

La ocasión lo merecía. Hacía muchos años que los militantes y simpatizantes socialistas no tenían ocasión de aplaudir la investidura de un alcalde de los suyos. Quizá por eso el salón de plenos registró un lleno total, más las decenas de personas que se agolpaban a sus puertas sin poder entrar. Y aunque estaba cantado de antemano, el nerviosismo y la emoción se podían apreciar en muchas de las personas allí presentes ante el cambio que se avecinaba.

A las doce en punto, con puntualidad inglesa comenzó la sesión. Los concejales de mayor y menor edad, Antonio Rabanedas y Juan Eloy Correa,  tomaron asiento directamente en la presidencia facilitando el trabajo del secretario, antes de que éste tomara la palabra para informar a los presentes sobre el protocolo a seguir, por otro lado no muy diferente a otras ocasiones. Comprobación de credenciales e intereses y comenzaron los juramentos de los concejales electos, aunque casi todos eligieron la fórmula de la promesa. Después vendrían las votaciones. Esta vez se eligió la fórmula de nombrar a cada uno de los cabezas de lista y pedir votos a su favor. Todos votaron en primera ronda a los candidatos de sus propios partidos, así que al no obtener ninguno mayoría absoluta, quedó proclamado Gonzalo Fernández Pulido alcalde de Salobreña al ser el número uno de la lista más votada. Así lo dio a conocer el presidente de la mesa, el corporativo de mayor edad, Antonio Rabanedas Moya.

Luego llegaría el juramento de Gonzalo Fernández Pulido, que recibió el bastón de mando del concejal de mayor edad y asumió la presidencia de la sesión para dirigir a los presentes sus primeras palabras como alcalde de Salobreña. Definió el acto como una fiesta de la democracia y manifestó de antemano su intención de representar a todos y todas. Agradeció al alcalde saliente, quien por cierto no acudió al acto, sus diez años al frente del Ayuntamiento y se centró en la dificultad de los años que vivimos y la necesidad de trabajar codo con codo.

Fernández Pulido se dirigió a la oposición a los que prefirió llamar “compañeros” y les invitó a aunar esfuerzos para que Salobreña salga adelante, asegurando que antepondrá los intereses del municipio por encima de cualquier interés partidista o particular, lo que luego ratificó en sus primeras palabras ante los micrófonos de Radio Salobreña, que emitió todo el acto en directo.

Pero antes, mientras el flamante alcalde recibía los abrazos y felicitaciones de unos y otros, las primeras valoraciones las hacían los portavoces del resto de partidos políticos, todos en la oposición.

Para Rubén Rodríguez “es lógico que el alcalde pida la unidad de todos al no contar con la mayoría absoluta”. No obstante, el portavoz del PP anunció que en lo que sea por el bien de Salobreña va a encontrar siempre su apoyo, aunque también indicó que seguirán luchando por llevar adelante sus proyectos.

Angel Coello aseguró afrontar esta nueva etapa con ilusión y con fuerza porque lo que esta detrás es Salobreña, dijo el portavoz de IU, quien reconoció que le hubiera gustado haber estado en el gobierno, aunque calificó de valiente el paso dado por el PSOE de gobernar en solitario. También manifestó Coello la disposición de su partido a apoyar cualquier propuesta que tenga que ver con el interés general, señalando que IU y PSOE coinciden al 80% en sus programas, y anunciando una oposición leal y responsable.

El portavoz del PA reconoció que no esperaba que el PSOE gobernara en minoría, y asumió su papel de oposición. “Vamos a cumplir con el compromiso adquirido con los 624 votantes del PA”, concluyó José Pérez.

Y Javier Ortega, del PSI, que se incorpora por vez primera a la corporación, señaló que asume el nuevo reto con ilusión y la intención de ejercer una oposición seria y vigilante. Recogió la propuesta del alcalde de arrimar el hombro subrayando que eso significará necesidad de consenso, una labor que está por hacer pero en la que aseguró que desde su partido pondrán todo de su parte, como espera que lo haga el nuevo gobierno.

El alcalde se ratificó ante los micrófonos de Radio Salobreña en lo dicho en su discurso de investidura, añadiendo que los ciudadanos serán los auténticos protagonistas estos cuatro años y pidiendo su complicidad. Anunció una vez más la aplicación de mecanismos de participación real con partidos y ciudadanos y señaló no temer liderar un gobierno en minoría, ya que cuenta con un gran equipo humano que le acompañará en esta andadura. De todos modos indicó que aunque ahora se ha tomado esta decisión de gobernar en solitario, no descarta en un futuro contar con apoyos y alcanzar acuerdos puntuales. Pero afirmó que van a volcarse en su responsabilidad. Y anunció algunas medidas inmediatas, la primera de ellas ejecutada hoy mismo: la retirada de la cinta roja de acceso al ayuntamiento, del que dijo es la casa de todos y hay que estar para atender a los vecinos. El acondicionamiento de playas es para Fernández Pulido otra de las grandes prioridades, que criticó que incomprensiblemente no se hubiera puesto aún en marcha. Las fiestas de San Juan, que están a la vuelta de la esquina se ultimaban hoy mismo y para los próximos días anuncia la puesta en marcha de una auditoría interna para conocer las cuentas del ayuntamiento y arbitrar a partir de ahí los medios necesarios para garantizar una buena gobernabilidad.