Este lunes ha comenzado el nuevo curso lectivo en la Escuela Infantil de Salobreña

Están ya inscritos casi un centenar de alumnos, aunque el total de plazas ofertadas asciende a 168

Escuela infantil Federico García Lorca.

Septiembre es el del comienzo de clases para todos los niveles educativos, que lo van a ir haciendo escalonadamente durante las próximas semanas. Los primeros en iniciar el curso son los pequeños de las guarderías, por lo que para muchos hoy es día de inicio de clases en la Escuela Infantil Federico García Lorca de Salobreña. Para muchos pero no para todos, pues el centro ha seguido funcionando en verano, aunque con horario limitado y sin comedor, situación que se mantiene también durante todo este mes.

La guardería de Salobreña, que alberga a pequeños desde 16 semanas hasta los tres años, inicia su curso con 95 niños inscritos, sobre 168 plazas, que se espera se vayan completando a lo largo del curso. Eso significa que hay vacantes para todos los niveles educativos, con la particularidad de que no hay de momento inscritos de cero a un año, que el año pasado había habilitado un nuevo aula para totalizar 16 plazas. Por lo demás, también quedan vacantes para las tres aulas de uno a dos años y las cinco de dos a tres años. El equipo docente está compuesto por 14 personas entre maestras y personal de apoyo.

Para los niños que ingresan por primera vez a este centro se les recomienda a los padres, en la medida de lo posible, realizar una adaptación gradual a esta nueva situación, ampliando poco a poco las horas permanencia.

Juan Manuel Ortega, director de la guardería Federico García Lorca de Salobreña, recomienda a los padres que a lo largo de este mes vayan haciendo un periodo de adaptación con sus hijos, “ por el bien de los niños, de sus padres y, en último extremo, nuestro”

Explica asimismo que desde hoy lunes y hasta el 31 de octubre se ha abierto un plazo extraordinario de convocatoria para todo aquel quiera inscribirse en el centro.

Durante los meses de agosto y septiembre el servicio no se presta al completo, pues el horario de cierre son las 14.30, en lugar de las 17 horas, mientras que el comedor no funciona hasta octubre, para que este mes sirva como “periodo de adaptación”, según explica el director, ya que muchos niños son nuevos. El 1 de octubre es cuando el centro estará funcionando al cien por cien, ya con la rutina de trabajo habitual y el comedor a pleno funcionamiento.