El PP de Salobreña presenta una moción al pleno para reconocer a la Guardia Civil

Propondrán una calle o plaza y la colocación de un monolito o escultura por su 175 aniversario, además de cumplirse los treinta años de la incorporación de la mujer a esta institución.

Gustavo Aybar, presidente del PP de Salobreña.

Una de las mociones que se debatirá en el pleno de mañana será la presentada por el Partido Popular para el reconocimiento a la Guardia Civil por su 175 aniversario y el 30 aniversario de la incorporación de la mujer a la institución.

Los populares destacan la labor realizada por este cuerpo desde su creación en 1844 bajo el reinado de Isabel II como un cuerpo especial de fuerza armada de infantería y caballería. Es por tanto el primer cuerpo policial creado en España con vocación integral para todo el territorio nacional, y que gozó de plenas competencias en materia de seguridad desde el mismo momento de su creación.

“Desde entonces, desde hace 175 años, el pueblo español lleva sintiendo a su lado a la Guardia Civil”, dicen los populares, quienes destacan que en la década de los 40, varios años antes de que se aprobara por ley la incorporación de la mujer a la Guardia Civil, ya existían figuras femeninas en el cuerpo conocidas con el nombre de ‘matronas’. Fue en febrero de 1988 cuando se promulgó un Real Decreto Ley que permitía a las mujeres acceder a las pruebas de acceso sin distinción de sexo y les garantizaba su progresión de carrera en condiciones de igualdad con el varón. Los populares resaltan que en la actualidad el Instituto Armado cuenta con más de 76.000 efectivos, de los que algo más de 5.000 son mujeres.

La propuesta de acuerdo de la moción solicita que el Ayuntamiento de Salobreña rinda homenaje institucionalmente por su 175 aniversario al cuerpo de la Guardia Civil, en forma de nombramiento de una calle o plaza del municipio con el nombre de ‘La Guardia Civil’, con la colocación de un monolito o escultura como recuerdo del acto, en señal de agradecimiento de los salobreñeros y sus anejos al Instituto Armado, y que refleje la antigüedad del cuerpo y la diversidad de género de la institución desde la incorporación de la mujer, proponiendo que se refleje en forma de grabado o escultura la típica “pareja de la Guardia Civil” en forma de ambos sexos.