El PP critica que el gobierno de Salobreña intenta hacer en tres meses las obras que no ha hecho en cuatro años

Según su candidato, Gustavo Aybar, los vecinos están estupefactos por la eliminación de zonas verdes para poner adoquines.

Imagen de la vegetación arrancada facilitada por el Partido Popular.

El PP de Salobreña critica que el gobierno municipal esté haciendo ahora las obras que no ha hecho en cuatro años y convirtiendo el pueblo en “un infierno de adoquines, con calles levantadas sin sentido”.

Así lo ha manifestado el presidente del Partido Popular de la Villa y candidato a la alcaldía, tras la eliminación de jardineras y zonas verdes que se está acometiendo en la Avenida García Lorca, que Gustavo Aybar califica como “la última barbaridad que está cometiendo el gobierno municipal”. De poco sirve adherirse a la Hora del Planeta apagando las luces de los edificios públicos, por ejemplo, si después no se respeta la naturaleza urbana del pueblo”, señala Aybar.

El candidato popular, que ha visitado la zona, afirma que los comerciantes se han mostrado indignados por esta decisión y añade que la justificación de que las raíces de los árboles rompen el acerado está lejos de la realidad, ya que  “las aceras no estaban rotas y las raíces no sobresalían más allá de las jardineras”.

Para Aybar hay otras soluciones que la de acabar con esta zona verde y arrancar las plantas, como recortar las raíces o haber subido el nivel del bordillo de las jardineras para darles más espacio adosando bancos hechos con la misma piedra para, incluso, haber dado una zona de descanso a los viandantes.

Según el presidente del PP esta es una de las que más se ven afectadas cuando llueve y “ahora sin la tierra que absorbía parte de la lluvia, siendo todo adoquines y piedra hay que preguntarse qué va a ocurrir con los negocios y viviendas de esta zona cuando llueva. Además, no sabemos si estará listo para la Semana Santa con la primera llegada masiva de turistas y la salida procesional de las hermandades y cofradías”, ha agregado Aybar.

Y concluye que los trabajos mal hechos se están extendiendo por todo el pueblo. Con el levantamiento de algunas aceras, los restos de solería y escombros se están dejando en las puertas de las viviendas, impidiendo la entrada y salida de los propietarios de manera normal y poniendo de nuevo en peligro la integridad de los vecinos.