El pleno de Salobreña aprueba inversiones financieramente sostenibles por 363.500 euros

La operación se hace conjuntamente con un reconocimiento extrajudicial de créditos que permite “limpiar” facturas pendientes desde hace varios años.

El pleno extraordinario celebrado el pasado viernes en el Ayuntamiento de Salobreña tuvo como último punto en el orden del día el debate de las inversiones financieramente sostenibles que se acometerán con cargo al superávit presupuestario de 2018, conjuntamente con un reconocimiento extrajudicial de créditos que permite poner en orden distintas operaciones pendientes.

El pasado 30 de marzo se publicó en el BOE el Decreto Ley por el que se prorroga para 2019 el destino del superávit de comunidades autónomas y entidades locales para inversiones financieramente sostenibles. El Ayuntamiento de la Villa tuvo en el pasado ejercicio 2018 un remanente de Tesorería positivo de 3,4 millones de euros, y dado que se cumplían los requisitos para poder llevar a cabo este tipo de inversiones, se decidió destinar a ello la cantidad de 363.500 euros, dejando el resto de fondos susceptibles de invertir a disposición de la próxima corporación municipal.

Según el informe del interventor municipal, antes de poder acometer estas actuaciones había que tener aprobadas todas las obligaciones pendientes de aplicar a Presupuesto y la tramitación del correspondiente crédito extraordinario financiado con remanente de Tesorería positivo del ejercicio 2018. Por ello se ha incluido también en este punto un reconocimiento extrajudicial de créditos por valor de 195.851 euros.

Las actuaciones que se acometerán con cargo a las inversiones financieramente sostenibles son la renovación de aire acondicionado de dependencias municipales por valor de 40.000 euros; la instalación de servidores de aplicaciones informáticas por 56.000 euros; señalizaciones de tráfico por 3.000 euros; bancos para vías públicas por 10.000 euros y papeleras por 15.000; pasarelas para la playa por 95.000 euros y duchas por 5.000; una silla elevadora para discapacitados para la piscina municipal; la reparación de la cubierta del pabellón de deportes por 123.000 euros; instalación de tres vasos de expansión para placas solares por 1.000 y válvulas mezcladoras por 2.500 para la piscina municipal; y por último, 8.000 euros para el vallado de la pista polideportiva.

En este punto, la portavoz de Ahora Sí, María Jesús Castaño, planteó una duda sobre los saldos de dudoso cobro a los que alude el informe, que le fue aclarado por la alcaldesa, María Eugenia Rufino.

Por su parte, el portavoz del PA, Juan Collado, preguntó por qué motivo hay que aprobar créditos extrajudiciales si existe superávit en las cuentas del Ayuntamiento. La edil de Economía explicó que esas operaciones habían quedado pendientes de presupuestos de ejercicios anteriores, pues algunas datan incluso de 2012. Ello significa que no tenían consignación presupuestaria ese año, y por tanto se han quedado pendientes de aplicación. Asimismo, Belén Sánchez ha señalado que esta es “una de las primeras veces en que se cerrará un presupuesto sin operaciones pendientes de aplicación”, ya que se liquidan todas las pendientes en este acto plenario. En definitiva, se han “limpiado” facturas que han estado pendientes durante mucho tiempo, y ello permite a la vez realizar las inversiones financieramente sostenibles.

El punto se aprobó con el visto bueno de todos los grupos, salvo la abstención de Ahora Sí.