El pleno de Salobreña apoya por unanimidad la custodia compartida

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print


La intención es que el Gobierno de la Nación lleve a cabo las modificaciones legislativas oportunas para que este régimen sea el preferente y no excepcional, como apuesta por la igualdad efectiva y en defensa del interés superior del menor, aunque con exclusión expresa para los casos de violencia de género.

La iniciativa tiene entre sus promotores a la Federación Andaluza de Padres por la Custodia Compartida, cuyo presidente, José Antonio Caparrós, ha dialogado esta mañana con Radio Salobreña. Entre otras cuestiones, ha puntualizado que en su propuesta destaca en todo momento el interés superior del menor por sobre el de los padres, y en ese sentido van las negociaciones con los partidos políticos para la reforma legislativa.

Caparrós asegura que existen más de medio centenar de estudios internacionales que avalan que la custodia compartida es lo mejor para el menor, y ninguno que diga lo contrario. Para esta entidad, el interés superior el menor radica en seguir manteniendo el mismo estilo de vida de antes de la separación, porque de lo contrario pierde a uno de sus referentes, que en la gran mayoría de los casos es el padre.

Respecto a esta última afirmación, Caparrós señala que el ser único custodio de un menor “esclaviza en cierta medida” y lo condena a no poder desarrollar otros aspectos de su vida. Señala asimismo que los abuelos también resultan muy afectados en esta situación, ya que por lo general los maternos son los que tienen un mayor contacto con sus nietos que los paternos. En este sentido, indica que se ha acaba de crear en Andalucía el colectivo Abuelos por la Igualdad.

La Federación Andaluza de Padres por la Custodia Compartida afirma que no pretende en ningún caso la eliminación de las aportaciones económicas de uno de los progenitores. En este sentido, proponen la creación de una cuenta bancaria común para los menores en la que cada uno aporte una cuantía económica acorde con su salario, tanto en hombres como en mujeres. También aquí la intención es que la forma de vida del menor no sufra un cambio drástico tras la separación.