El periodista y productor musical Paco Espínola presenta mañana en Salobreña su libro ‘Blues de gas’

Se trata de una enciclopedia que resume un siglo de historia dedicada a las mujeres y el blues.


El periodista, escritor y productor musical Paco Espínola presenta mañana en Salobreña su libro ‘Blues de gas’, la primera enciclopedia que se publica en España dedicada a las mujeres y el blues, en la que resume un siglo de historia. El acto tendrá lugar en la librería 1616 a las 7 de la tarde.

El trabajo incluye 266 biografías investigadas y contrastadas, 179 fotografías y 46 canciones originales desde 1920 a 2012 restauradas y masterizadas en dos discos, 38 de ellas traducidas al español.

El autor señala que el trabajo de las mujeres en la música, “silenciado desde siempre”, ha sido fundamental. Subraya que si los hombres gobernaron en el blues, fueron mujeres cantantes, instrumentistas y compositoras quienes lo sacaron del profundo sur de Estados Unidos y lo introdujeron en las ciudades más cosmopolitas del norte, como Kansas City, Chicago y Nueva York. Sin embargo, destaca que la mayoría de ellas, a pesar de sus extraordinarias realizaciones artísticas, son desconocidas para el público, incluso muchas de las actuales.

El autor destaca que la primera grabación de blues la hizo en 1920 Mamie Smith, quien por casualidad grabó la canción ‘Crazy Blues’ y vendió 75.000 copias el mes de su lanzamiento. Ante semejante éxito, en los años siguientes, se sucedieron numerosas grabaciones de intérpretes femeninas a la vez que aparecían diferentes sellos discográficos.

El autor afirma que la labor de recopilación de toda la información fue muy ardua y en muchos casos frustrante. Debido a los contratos leoninos y de exclusividad que muchas de estas mujeres firmaban con las discográficas, se inventaban seudónimos, a veces hasta una decena. Por ello, dice Espínola, ha sido muy complicado bucear en la discografía de una misma persona con diez nombres distintos. Si bien no ha trabajado de forma ininterrumpida en esta investigación, le ha demandado una década la recopilación de los datos para poder publicar su libro.