El Parque La Fuente reabrirá a finales de noviembre tras la construcción de un muro y una poda radical

El muro sustituye a la alambrada que lindaba con la zona de vega que se encontraba en mal estado y permitía el paso de los roedores.

Lugar donde irá construido el nuevo muro.

Después de cerrar el Parque de la Fuente hace algunas fechas por la presencia de roedores, el Ayuntamiento está realizando una serie de actuaciones para acabar con los bichos y animales incómodos y  evitar que se vuelva a repetir la situación

Por un lado, se está construyendo un muro de hormigón en el linde con la vega de 220 metros de largo por dos de alto, que sustituirá a la actual alambrada que se encontraba en mal estado y, además, tenía grandes huecos que facilitaban la entrada de estos animales.

También, atendiendo a la recomendación de la empresa especializada en extinción se ha llevado a cabo la poda radical de los ficus del parque, ya que los roedores tenían sus nidos en las ramas. El resto del arbolado y las palmeras se han podado y limpiado.

En primera instancia se fumigó todo el parque y ahora, cuando se termine la construcción del muro, se colocarán trampas para que no se concentren de nuevo los roedores. Estas trampas son seguras para niños ya que están ocultas en rocas y los huecos donde está el veneno son inaccesibles tanto para las personas como para animales de mayor tamaño, como los perros.

Según la alcaldesa, María Eugenia Rufino “fueron varias familias las que  avisaron de la presencia de roedores y de inmediato se tomaron medidas para atajar el problema”. Rufino, ha anunciado que a finales del mes de noviembre estas obras estarán terminadas y el parque volverá a abrirse al público para poder disfrutarlo de nuevo y con total seguridad.