El incendio de una transformador obliga al desalojo de 29 viviendas en calle Quijote

Ha ocurrido pasadas las 9 de la noche del martes debido al incendio del transformador eléctrico situado en calle Albéniz, causado al parecer por la alta demanda de potencia. 

Bomberos intentan sofocar el incendio del transformador.

Fotos: David Gómez. 29 viviendas de dos bloques de la calle Quijote de Salobreña fueron desalojadas anoche pasadas las 21 horas debido al incendio del transformador eléctrico situado en calle Albéniz. La situación generó un apagón en gran parte del pueblo, de distinta duración según las zonas.

El desalojo se ordenó por precaución debido al humo generado al quemarse la funda plástica de los cables eléctricos, y se decidió para los vecinos de los dos bloques más afectados por el fuego. El Ayuntamiento ofreció buscar un realojo para que pudieran pasar la noche, aunque finalmente no fue necesario, ya que se autorizó a estas familias a regresar a sus hogares. Así y todo, algunas optaron por hacerlo en casas de familiares. Un tercer edificio también sufrió las consecuencias del incendio, aunque en menor medida.

Efectivos de la Guardia Civil y la Policía Local trabajaron en el lugar del suceso junto a Bomberos, que para apagar el fuego tuvieron que esperar hasta recibir la indicación de Endesa, propietaria del transformador, cuyos técnicos se debían asegurarse de que no hubiera peligro al sofocar las llamas.

Javier Ortega, alcalde en funciones de Salobreña, señala que aún no se conocen los motivos que provocaron el incendio, aunque todo indica que ha sido fortuito.


Responsables municipales hablan con los técnicos para interesarse por la situación.

Una vez extinguidas las llamas, la compañía eléctrica se puso manos a la obra para recuperar el suministro eléctrico en buena parte del municipio con la conexión a otros transformadores, mientras que en horas de la madrugada se colocó un grupo electrógeno para abastecer a los clientes que dependían de la instalación afectada.

El corte de luz generalizado que provocó el siniestro tuvo diferente duración en las zonas afectadas. En algunas solo duró una media hora, mientras que en otras llegó a prolongarse casi dos horas.

Ortega afirma que Endesa está procediendo a la sustitución de todos los elementos que resultaron dañados y confía en que se está realizando según el procedimiento correcto para que no vuelva a ocurrir. Añade asimismo que no esa una labor fácil, por lo que no se sabe cuándo va a concluir. Finalmente, ha querido tranquilizar a los vecinos sobre lo que ha calificado como “un desafortunado incidente”.


Vecinos tras el cordón policial.