El Casco Antiguo se llena color y alegría con la VII Carrera de San Silvestre

Unos 200 corredores animaron la tarde del viernes una jornada deportiva y a la vez lúdica, que lució el colorido de los trabajados y originales disfraces.

Los concejales de Fiestas y Deportes a punto de dar la salida.

El Casco Antiguo de Salobreña volvió a llenarse de color y alegría navideña con la VII edición de la carrera de San Silvestre, que reunió este viernes 27 de diciembre a dos centenares de participantes entre todas las categorías, desde Benjamín hasta Veteranos B. Hubo trofeos para todas ellas, pero los premios más celebrados fueron sin dudas los correspondientes a los disfraces, que cada año son más trabajados y originales.

Tras una tarde en la que se fueron sucediendo las diferentes carreras por el trazado habitual, con salida y llegada en la plaza del Museo, la carrera popular puso el broche de oro a un evento que tuvo también carácter solidario mediante la venta de dulces y chocolate caliente a través de la empresa Ayudan2. Fueron muchos los grupos que crearon divertidos disfraces, como los regalos navideños, un toro con los mozos de los sanfermines o la Lotería de Navidad. Este último fue el que se quedó con el premio al disfraz en grupo, mientras que el individual fue para el muñeco de nieve.


Ganadores en la categoría de disfraces de grupo.

La creatividad y laboriosidad mostrada por los participantes ha llevado al Área de Deportes del Ayuntamiento de Salobreña, organizadora de la prueba, a plantearse incrementar los premios de cara a la próxima edición. Así lo manifestó el concejal delegado, Manuel Guirado, quien afirmó que “cada año nos lo ponen más difícil con los disfraces. Este año han sido muy variopintos y muy trabajados, y vamos a tener que repensar el cartel de premios para los disfraces porque uno solo se queda escaso, lo que demuestra la envergadura que está cogiendo la prueba”. 


Disfraz individual ganador.

Una animada plaza del Museo fue el punto de salida y también la meta de la prueba, donde hubo además animación y un colchón hinchable para los más pequeños. En definitiva, el espacio lució como lo que fue antaño, el epicentro de la vida social de Salobreña y punto de reunión de los vecinos. Guirado destacó que “la mayoría son corredores locales y participan para pasar un rato divertido en familia. Nos encanta ver que los vecinos se implican en una prueba deportiva así, y además para despedir el año de una manera divertida”. El recorrido de la prueba discurrió por las calles Bóveda, Martín Recuerda, Estación, Torre, Gloria y Agrela, en un circuito de unos 700 metros que los corredores debieron realizar en varias ocasiones según la categoría. 

Más allá de los disfraces, el apartado competitivo dejó como ganador de la categoría senior a Antonio Laín Prados, seguido de Darío Correa y Javier Martín Escribano. En el apartado femenino de la misma categoría se subieron al podio Ligia López y Alba Hidalgo.

Pablo Ramos Solís se impuso en la categoría juvenil-junior, mientras que la Master A tuvo como vencedores a Francisco Flores Pulido entre los hombres y a Cristina García López entre las féminas. En Master B, Charrouf Belmilou Miloud se impuso en el apartado masculino y María Calle en el femenino.