El CAIT de Salobreña va retomando gradualmente sus sesiones presenciales, bajo estrictos protocolos de seguridad

Actualmente están acudiendo al centro el 50 por ciento de los usuarios, y se espera que para septiembre ya pueda hacerlo la totalidad.


Pese al estado de alarma, la actividad del Centro de Atención Infantil Temprana de Salobreña no se ha detenido, ya que ha seguido atendiendo a los usuarios por vía telemática durante todo el periodo de confinamiento. Pero desde principios de junio ha comenzado a retomar sus sesiones presenciales, aunque de forma muy gradual.

El regreso a la normalidad del CAIT no es fácil, ya que se han tenido que establecer muchos protocolos sanitarios de prevención, siempre siguiendo las indicaciones de la Consejería de Salud de la Junta. Según explica el director del centro, Miguel Ángel Herrera, coincidiendo con la fase 1 se empezó con los sistemas de triaje, que supone priorizar a las familias que no pudieron realizar sesiones telemáticas por diferentes motivos. La actividad se retomó con un 20 por ciento de los niños, aunque desde entonces ha ido in crescendo hasta llegar actualmente al 50 por ciento, lo que se traduce en casi 70 usuarios, aunque en muchos casos se utiliza la modalidad mixta, que combina la presencial con la telemática.

Miguel Ángel Herrera, director del Centro de Atención Infantil Temprana de Salobreña, ha explicado que el protocolo de seguridad para volver al centro comenzó con encuestas telefónicas previas a las familias con preguntas relacionadas con posible sintomatología de Covid-19, y si no ha habido problemas los niños se pueden incorporar al centro. Nada más llegar se les toma la temperatura, se les desinfecta las suelas de los zapatos y, si tiene que entrar algún familiar, debe hacerlo con mascarilla. Los profesionales utilizan los epis “más cualificados”, según Herrera, que incluyen batas, mascarillas FP2, pantallas y guantes. Las sesiones duran 45 minutos, pues tiene que haber un periodo de quince minutos entre cada usuario para desinfectar todo el material que se haya utilizado. Asimismo, se ha intensificado el servicio de limpieza y se intenta que no coincidan distintos usuarios al mismo tiempo.

De cara al mes de septiembre, teniendo en cuenta que centro cierra en agosto, se pretende que ya estén incorporados el 100 por ciento de los 140 usuarios, por lo que se están diseñando protocolos para que se mantenga la distancia de seguridad.