Ayuntamiento y Ayudan2 homenajean a la abuela centenaria de Salobreña

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print


Iluminada Trujillo, la abuela salobreñera que el pasado 29 de agosto cumplió 100 años, recibió en la tarde de este miércoles un homenaje especial de la mano del Gobierno de la Villa y de la empresa de asistencia a domicilio, Ayudan2.

El Alcalde de Salobreña, Gonzalo Fernández, acompañado de la concejal de Bienestar Social, María José García y la gerente de la empresa Ayudan2, Alicia Rodríguez, hicieron entrega a Iluminada de diversos presentes y participaron de la celebración junto a sus familiares en su casa situada en el barrio del Brocal.

Para el primer edil, llegar a los 100 años con la lucidez que tiene Iluminada es un verdadero regalo de la vida al alcance de pocas personas. “Como institución es para nosotros motivo de orgullo homenajear a nuestra vecina Iluminada, una persona que ha luchado mucho para sacar a su familia adelante junto a su marido y que tiene el premio de llegar a los 100 años con gran lucidez y con una salud buena, pese a los achaques propios de la edad”, destacó Fernández.

Por su parte, Iluminada Trujillo se mostró feliz y emocionada por este homenaje y echó en falta a algunos de sus hijos que viven fuera de Salobreña y que les ha sido imposible asistir, “me hubiera gustado compartirlo también con ellos porque esto para mí es muy especial, pero sé que aunque están fuera, de alguna manera han estado hoy aquí conmigo”, manifestó la homenajeada.

La abuela centenaria nació en el anejo de La Guardia el 29 de agosto de 1911, aunque su nacimiento aparece inscrito un año después. Allí vivió hasta los 86 años, hasta que se trasladó al Casco Antiguo, donde reside en la actualidad, cerca de la casa de su hija.

A lo largo de su vida ha visto cambiar drásticamente el aspecto del municipio, se casó con 19 años y tuvo seis hijos. Pero no sólo tuvo que cuidar de ellos, sino también de muchos de sus nietos. Una de sus hijas tuvo a su vez tuvo siete hijos, que también fueron criados por Iluminada. En su larga vida también ha pasado momentos muy duros, como la pérdida de dos hijos y también de uno de sus nietos.

Es abuela de 24 nietos y tiene algunos bisnietos, y es viuda desde los 65 años. En su juventud trabajó en la monda y lavando ropa en el Peñón, mientras que después de casarse se dedicó al cuidado de sus hijos y nietos. Su esposo, José Heredia Cervilla, trabajó durante muchos años en la fábrica Agrela de La Caleta.