El Ayuntamiento se encuentra en la fase final del pliego para sacar a concurso el servicio de limpieza

Incluirá mejoras en el servicio pero tendrá un coste superior. La idea es consensuarlo con todas las fuerzas políticas y distintos sectores de la sociedad. Así lo ha contado la alcaldesa en entrevista a Radio Salobreña.

Vehículo de recogida en el Casco Antiguo.

En su entrevista con Radio Salobreña del pasado viernes, la alcaldesa de la Villa no esquivó uno de los temas que más preocupa a los vecinos, como la limpieza y el mantenimiento. María Eugenia Rufino explicó que desde hace tiempo se está trabajando en el nuevo pliego para sacar el servicio a concurso, que incluye diversas mejoras para solucionar la situación general de la limpieza en el municipio, aunque aclara que va a suponer un incremento en el coste para las arcas municipales.

El proyecto municipal prevé aglutinar diversos servicios en un mismo pliego, pues además de la limpieza diaria incluirá la de playas. Señala que es el contrato más importante de esta legislatura y que se está trabajando para resolver las múltiples cuestiones burocráticas que conlleva, incluido un estudio de viabilidad que hubo que modificar en varias ocasiones. El contrato con la empresa adjudicataria está ahora mismo en situación de prórroga, ya que la legislación permite ese extremo para los servicios que se deben prestar de manera ineludible.

Rufino reconoce que no ha tenido éxito la medida de no recoger la basura los domingos, ya que muchos vecinos se la saltan sistemáticamente. Así, es común que en zonas como el Casco Antiguo se vean bolsas de residuos en las calles los lunes por la mañana, que no podrán ser recogidas hasta la noche. Para la alcaldesa era una buena medida, pues permitía un ahorro en el pliego para destinarlo al incremento de otros servicios en el mismo ámbito, pero “se ha demostrado con el tiempo que no ha sido eficaz, no hemos sido capaces de educar a los vecinos para que los domingos no haya basura en las calles”.

Por ese motivo, una de las mejoras del nuevo pliego será la recogida durante todos los días del año, lo cual incrementa el coste, al igual que las condiciones salariales de los trabajadores, pues el Ayuntamiento pretende que se respeten los convenios colectivos del sector. No obstante, la intención del equipo de gobierno es alcanzar un amplio consenso sobre este contrato.

La alcaldesa se ha referido también al mantenimiento de los espacios públicos del pueblo. Además de las actuaciones que realiza el personal propio, que reconoce que “es muy escaso”, indica que hay una consignación especial en los Presupuestos para trabajos como poda de palmeras o mantenimiento de zonas ajardinadas. Sin embargo, explica que la idea es licitar también este procedimiento.

En otro orden, la alcaldesa se ha referido a la situación general del Ayuntamiento a nivel económico, que asegura que no es mala a día de hoy. Las condiciones que desde 2012 viene poniendo el Gobierno central a los ayuntamientos ha hecho que primen otras cuestiones por sobre las inversiones, como el tener un remanente de Tesorería positivo o mejorar el déficit.

Rufino señala que los últimos mandatos han sido muy economicistas y ello ha tenido consecuencias positivas y negativas. Las primeras tienen que ver con la contención económica, pero lo malo es que los municipios no han tenido la libertad completa para invertir en aquello que consideraban necesario para sus vecinos.

En esa línea, el Consistorio de la Villa ha realizado una labor intensa de rendición de cuentas y saneamiento de las arcas municipales, lo que es fundamental para optar a diferentes líneas de financiación o subvenciones. Pero el estricto control de las cuentas ha generado también otros inconvenientes, como el retraso en el pago a proveedores.

Esto último podría llegar a producirse para dar cobertura a posibles inversiones que se hayan quedado sin ejecutar en el presente ejercicio 2018, ya que no se arrastran en situación de prórroga, aunque también se podrían plantear modificaciones presupuestarias. No obstante, se está trabajando para sacar adelante las inversiones pendientes en los días que quedan de este año, ya que con la nueva Ley de contratos del Estado los procedimientos son más engorrosos desde el punto de vista burocrático.

En cuanto a la deuda municipal, Rufino destaca que ha bajado en virtud de la moratoria para la amortización de préstamos aplicada a nivel general, por lo que no atribuye el mérito en ese sentido a su equipo de gobierno. Pero sí destaca que se han aprobado presupuestos con superávit.