El Ayuntamiento prepara un expediente que mejore el transporte urbano en Salobreña

Se espera que el pliego salga a licitación en un mes. Tras la retirada por la Junta de la autorización a la anterior empresa, funciona un servicio provisional con el billete a 60 céntimos y gratuito al Casco Histórico.

Nuevo autobús de la empresa Grupo Fajardo en la parada de Plaza Goya.

El culebrón del autobús urbano de Salobreña parece que ha tocado a su fin. Por lo pronto, y mientras el Ayuntamiento redacta ya un nuevo pliego que espera que salga a licitación en un mes, está funcionando un servicio provisional con otra empresa que cubre los mismos trayectos que la anterior. La alcaldesa pide disculpas a los vecinos afectados al tiempo que asegura que ha sido una situación sobrevenida con la que se ha encontrado el Ayuntamiento tras enterarse hace poco más de una semana de la notificación de la Delegación de Fomento y Obras Públicas de la Junta de que la anterior empresa no tenía autorización y que le retiraba la licencia para operar la línea entre Molvízar e Itrabo. SE da la circunstancia de que esa línea recogía a los usuarios de Lobres para trasladarlos a Salobreña. Fue entonces cuando el Ayuntamiento de la Villa pregunta y comunica a la Delegación que esta empresa realizaba además el transporte urbano del municipio. La respuesta de la Junta fue que no les constaba expediente o contrato alguno en ese sentido, por lo que el Ayuntamiento procedió a la paralización inmediata del servicio, lo que comunicó a la empresa.

En entrevista en el informativo Primera Hora de Radio Salobreña, la alcaldesa ha querido explicar la situación. María Eugenia Rufino ha comenzado indicando que desde su equipo de gobierno llevan tiempo trabajando para la mejora del transporte urbano. Y que existe una partida llamada “transporte urbano”, que tiene consignación presupuestaria, que se viene arrastrando al objeto de hacer un expediente para regularizar el servicio y contar con vehículos adaptados, así como ampliar recorridos, incluyendo fines de semana en el Casco Antiguo, entre otras mejoras.

Como la Ley contempla que los municipios menores de 50.000 habitantes no tienen competencias en transporte urbano, Salobreña ha buscado justificar dicho expediente por la antigüedad del servicio, más de 20 años, y las características especiales del municipio, con anejos como Lobres y La Caleta, además del Casco Antiguo, donde habita sobre todo gente de avanzada edad. Además no suponía merma en el presupuesto. Y en estas estaba cuando recibe la notificación de que la empresa que prestaba el servicio no tenía autorización.

Ante este cúmulo de circunstancias, el Ayuntamiento ordena a la empresa paralizar el servicio y el mismo día redacta expediente urgente para la puesta en marcha de un servicio provisional, de manera que durante un par de días circulan la nueva empresa y la anterior, hasta que se regulariza la situación.

Así las cosas, la nueva empresa, Fajardo, está realizando el servicio de manera provisional y así seguirá hasta que salga adelante el pliego de licitación que ultima el Ayuntamiento, manteniendo los precios que pagaban aquellos usuarios que tenían abono de transporte, 60 céntimos por viaje, y al Casco Antiguo, gratis.

La intención es abrir el acceso al Casco Antiguo por Calle Rosario en Semana Santa. En ese momento y, sobre todo, cuando se terminen definitivamente las obras, ya podrán circular autobuses de tamaño normal como habitualmente y se regulará de nuevo trayectos y precios.

Por lo pronto, paralelamente al servicio provisional en marcha, el Ayuntamiento ultima el pliego de condiciones para licitar el servicio definitivo, licitación  que la alcaldesa confía en que pueda producirse en un mes

Por lo pronto, la empresa que realiza el servicio de forma provisional está manteniendo casi los mismos horarios que hasta ahora regían. Sólo varían los trayectos con el Casco Antiguo, que en lugar de comenzar a las nueve de la mañana lo harán a las diez y hasta la una y media en lugar de hasta las dos. A cambio sus movimientos serán rotatorios, sin una periodicidad fija, funcionando como si fuera una línea circular.

Mientras tanto, lo que se pretende con el nuevo pliego es incluir medidas que mejoren el servicio, que incluya vehículos adaptados, incluso en el casco Antiguo, y ampliación de líneas con los anejos. En cuanto a los fines de semana, la intención del Ayuntamiento es que el autobús funcione los siete días de la semana. “Los fines de semana tenemos que garantizar el servicio como mínimo al casco Antiguo, medida que hasta ahora no se ha podido implementar adecuadamente porque dependíamos de la voluntad de la empresa y teníamos poco margen de presión”, indica la alcaldesa de la Villa, quien ha pedido de nuevo disculpas a los vecinos por las molestias que esta situación les haya podido causar y que espera que en breve esté todo absolutamente regularizado de nuevo, con mejores vehículos, más viajes y más días de servicio.