El Ayuntamiento inicia la semana próxima las obras de rehabilitación de la entrada a Salobreña

La actuación mejorará el tránsito de viandantes desde el núcleo urbano hasta el polígono industrial y el nuevo apeadero. También se rehabilitarán los tramos de las calles Antonio Machado y Fábrica Nueva que confluyen en la Pontanilla

la calle antonio machado será rehabilitada

El próximo lunes está previsto el inicio de las obras de rehabilitación urbana en la zona de entrada a Salobreña, cuyo principal objetivo es mejorar las condiciones de seguridad para el acceso peatonal entre la zona céntrica del pueblo y el polígono La Gasolinera, así como al futuro apeadero de autobuses. En paralelo, se iniciará la rehabilitación de la avenida Antonio Machado y la calle Fábrica Nueva en el entorno de la Pontanilla.

Dado que el polígono alberga una gran cantidad de comercios a los que muchas personas acceden a pie, a lo que se suma la futura puesta en marcha del apeadero, se ha decidido acometer esta actuación que abarcará también la avenida de Motril y llegará hasta la plaza de la Pontanilla, que será repavimentada como parte del mismo proyecto. Su presupuesto es de 200.000 euros y su plazo de ejecución es de dos meses.

Las obras a ejecutar consistirán esencialmente en la mejora y ampliación del acerado, cuyas dimensiones son muy reducidas en algunos sectores, y también en la regulación del tráfico mediante semáforos para evitar el peligro a los viandantes. Se ampliará la acera que existe bajo el puente de la carretera N-340, en el margen derecho conforme se entra en el pueblo, que actualmente está en muy mal estado y debe adaptarse a la normativa en cuanto a su ancho. Para ello cual se reducirá el espacio existente en el margen izquierdo, mientras que también se instalará iluminación de paso bajo el puente.

Otro importante elemento de la actuación es la instalación de dos grupos semafóricos tanto en la subida como en la bajada a la carretera en dirección Almuñécar, que serán los primeros con los que cuente Salobreña. De esta forma, se generará un circuito peatonal seguro para el acceso a la zona del polígono y el apeadero. La alcaldesa de Salobreña, María Eugenia Rufino, destaca que la obra responde a la necesidad de crear una entrada funcional y versátil a la localidad, más allá de su utilidad de cara a la apertura del apeadero

El nuevo apeadero de autobuses, que lleva casi dos años construido pero todavía no se ha puesto en marcha, comenzará a funcionar una vez concluidas estas obras. De hecho, la alcaldesa señala que su apertura no dependerá del proceso administrativo que se requiere para que funcione la caseta de expedición de tickets y otros servicios que están previstos en esta instalación.

En esa zona se adecuará también el ajardinamiento, mientras que en dirección a la Pontanilla se rehabilitarán más de 800 metros cuadrados de acerado de adoquín, a lo que hay que sumar los trabajos de repintado de la señalización horizontal. Toda esta modificación del entorno urbano conllevará la desaparición de varias plazas de aparcamiento para permitir la ampliación del acerado.

Lo mismo ocurrirá con otro proyecto que se realizará de forma paralela y que comprende parte de la calle Antonio Machado -desde la Pontanilla hasta Juan Ramón Jiménez-, y el tramo de la calle Fábrica Nueva que va desde Labradores hasta la Pontanilla. En este caso la actuación consiste en la mejora y ampliación del acerado, que en algunos sectores es extremadamente estrecho, y tendrá como mínimo una anchura de un metro y medio. El tramo de Antonio Machado en el que se intervendrá pasará a ser de doble sentido, y en total se colocarán casi 1.000 metros cuadrados de nuevo acerado con adoquín rústico modelo nazarí. También en este caso el presupuesto de la obra es de 200.000 euros, con un plazo de ejecución de dos meses.