El Ayuntamiento de Salobreña consigue cerrar la compra de 4.000 mascarillas y 2.000 batas

A esto se suma la colaboración de los voluntarios del proyecto local  Salosolidaridad, que superan ya los 200.


La red ‘Salosolidaridad’ creada en Salobreña, que contaba ya con unas 150 personas, ha sumado otro medio centenar de voluntarios para la confección de mascarillas. El Ayuntamiento ya está repartiendo la tela y demás material para elaborarlas, que servirá de mucho para complementar la compra de elementos homologados que acaba de cerrar el municipio.

Y es que en la jornada de ayer se consiguió localizar a una empresa que está en condiciones de suministrar este material, y se cerró la compra de 4.000 mascarillas y 2.000 batas. Mientras llegan, lo confeccionado por los voluntarios es “una ayuda inestimable”, según afirma la alcaldesa de la Villa, María Eugenia Rufino.

Por otra parte, la regidora ha destacado que hoy se está trabajando en la desinfección de distintas zonas, que se está realizando por sectores y va a cubrir la totalidad del municipio. Si bien ha querido tranquilizar a la población señalando que “el virus no está por la calle”, matiza que hay elementos del mobiliario urbano como bancos, barandas o papeleras que pueden ser superficies de contagio, y “cuanto más se extreme la limpieza será mejor para todos”. Esta tarea se va a realizar de forma cíclica hasta que concluya esta situación.

Rufino asevera que estos días también están siendo muy intensos en cuanto a directivas e información que se recibe desde otras administraciones u organismos sobre cómo actuar en esta situación tan particular, que llegan diariamente y en gran volumen. Todo ello hay que analizarlo e implementarlo, e incluso llega a recibirse información contradictoria, dice la alcaldesa.

A través de sus medios informativos, el Ayuntamiento procura pasar en limpio toda esta información para que le llegue de la forma más clara posible a los ciudadanos, intentando además desmentir bulos, que por estos días están proliferando mucho y “contaminan” a la opinión pública.

A nivel de comunicación, el Ayuntamiento también ha hecho público un vídeo con el lema ‘Trabajamos por ti’, donde aparecen muchos trabajadores que continúan desarrollando su labor para continué la vida en el municipio de la forma más normalizada posible. Pero también circuló otro vídeo por redes sociales en el que se ve a las fuerzas y cuerpos de seguridad de la Villa frente a la casa de la alcaldesa, brindándole un aplauso que terminó siendo mutuo. Fue sin dudas un momento muy emotivo para María Eugenia Rufino.

Esa parada de la Guardia Civil en casa de la alcaldesa se produjo en el marco de un recorrido por todo el pueblo en una caravana en la que no dejó de sonar el himno nacional por los altavoces de los vehículos. Para Rufino, ello sirvió para levantar la moral a la ciudadanía, pues el día anterior había notado que el ya habitual aplauso de las 8 de la tarde había sonado algo apagado.